Suscríbete al blog


Por cierto, si estás viendo la página desde un dispositivo móvil tienes dos formas de hacerlo, una más completa: “Ver sitio completo” y otra más limitada, pero que consume menos recursos: “Ver sitio para móvil“.

Otra manera de contar (John Berger y Jean Mohr)

Portada del libro "Otra manera de contar"

Portada del libro “Otra manera de contar”

Esta semana terminaba de leer “Otra manera de contar”, obra publicada en nuestro país por la editorial Gustavo Gili en 2013,

…estamos hablando de todo un clásico dentro de la bibliografía existente en la que se trata de contar una teoría de la fotografía
aunque la primera edición en castellano se publicó en 1997 por Mestizo A.C., remontándose la primera edición de la obra, en inglés, a 1982.  Y doy todos estos datos para hacer entender que estamos hablando de todo un clásico dentro de la bibliografía existente en la que se trata de contar una teoría de la fotografía. En este sentido estamos hablando de un campo que antes fue abordado por autores del calibre de Walter Benjamin, Roland Barthes y Susan Sontag.

Los autores son el escritor, crítico de arte y pintor británico John Berger, y el conocido fotógrafo suizo Jean Mohr, dos grandes indagadores de lo visual que en esta obra nos hacen reflexionar acerca de las ambigüedades de lo que, aparentemente, es la forma de arte más sencilla: La fotografía.

Una característica inédita en este tipo de trabajos, es que su teoría la elaboran no sólo con palabra, sino también con imágenes
Una característica inédita en este tipo de trabajos, es que su teoría la elaboran no sólo con palabra, sino también con imágenes, y no sólo se basan en el análisis sino que también incorporan anécdotas y recuerdos de cuando realizaron el trabajo.

Un libro difícil de resumir y de definir, por lo que yo simplemente indicaré las partes de las que consta para que os podáis hacer una idea de su contenido. Y a continuación, y como en otras ocasiones, pongo una relación de frases o pensamientos que se dejan caer a lo largo del mismo, y que a mí al menos me han hecho y me harán reflexionar durante algún tiempo, y que a la vez sirven como resumen muy personal de su contenido.

El libro está dividido en cinco partes:

1ª parte.- Jean Mohr nos habla de su experiencia como fotógrafo, centrándose en la ambigüedad de las fotografías, y para ello nos comenta el resultado de un interesante trabajo en el que muestra la misma fotografía a diferentes individuos, para que cada uno nos de su impresión sobre dicha imagen. Al final el autor nos indica las circunstancias y motivos reales que llevaron a su realización.

2ª parte.- Se titula “apariencias”. Y podríamos decir que es el cuerpo de la obra, en el que John Berger nos expone su teoría de la fotografía. Una teoría que más allá de lo puramente empírico o lo puramente estético nos lleva a la cuestión del significado de “las apariencias”. Pues para Berger, una fotografía es básicamente la cita de una apariencia.

3ª parte.- Se trata de una secuencia de 150 fotografías sin palabras. La secuencia se titula “Si cada vez…”, y es una reflexión sobre la vida de una mujer campesina. Hay que indicar que los autores no pretenden hacer un reportaje, sino más bien un trabajo de imaginación.

4ª parte.- Se habla de las implicaciones teóricas del modo en que se ha intentado contar una historia en el apartado anterior “Si cada vez…”.

5ª parte.- Se añaden  otras disquisiciones teóricas, como las diferencias entre el lenguaje cinematográfico y el fotográfico y se habla de la exclusiva forma de narrar mediante el uso de series fotográficas.

Y como he dejado dicho aquí incluyo algunas citas bastante jugosas, a mi entender, que pueden extraerse de la lectura de este libro, y que pueden dar lugar a reflexiones interesantes.

 

* Una fotografía detiene el flujo del tiempo en el que una vez existió el suceso fotografiado. Todas las fotografías son del pasado, no obstante en ellas un instante del pasado queda detenido de tal modo que, a diferencia de un pasado vivido, no puede nunca conducir a un presente.

* Toda fotografía nos presenta dos mensajes: un mensaje relativo al suceso fotografiado y otro relativo a un golpe de discontinuidad. Este último, debido a lo acostumbrados que ya estamos a la fotografía, suele olvidarse.

* La ambigüedad de una fotografía no reside en el instante del suceso fotografiado sino en la discontinuidad (el abismo entre el momento registrado y el momento de mirar).

* Una fotografía preserva un momento del tiempo y evita que sea borrado por la sucesión de más momentos.

* Un instante fotografiado sólo adquiere significado cuando el espectador puede leer en él una duración que se extienda más allá de si mismo, es decir cuando pueda darle un pasado y/o un futuro.

* Los recursos que tiene el fotógrafo para dar ese significado son muy pobres comparados con otros medios, como los que tiene un narrador, un pintor, etc. En el caso del fotógrafo básicamente consiste en elegir el instante apropiado.

* Esta pobreza de medios hace que a veces necesitemos un título para comprender el significado del suceso.

* Todas las fotografías son ambiguas, todas han sido arrancadas de una continuidad. Incluso un simple paisaje rompe una continuidad: la de la luz y el tiempo. ¿Podría esta ambigüedad sugerir otra manera de contar?

* La relación entre la imagen y lo que representa es una relación inmediata y no construida, es realmente una huella.

* El fotógrafo puede elegir el árbol que quiere fotografiar, el tipo de película, el encuadre, el filtro, la exposición, etc. Pero al final es la luz que emana de ese árbol la que deja la huella sobre la película.

* Un dibujo contiene el tiempo transcurrido al hacerse, su propio tiempo, independientemente del tiempo vital que describe. Pero la fotografía es casi instantánea, el único tiempo que contiene es el del instante aislado que muestra. Y además es un tiempo uniforme, pues al contrario que en la pintura se le ha dedicado el mismo tiempo a cada una de sus partes.

* La fotografía, a diferencia del dibujo no posee un lenguaje. La imagen fotográfica se produce instantáneamente mediante la reflexión de la luz. Las fotografías no traducen las apariencias, las citan.

* Para hacer que una fotografía cuente una mentira tenemos que realizar una intervención elaborada. En si misma la fotografía no tiene un lenguaje que pueda ser traducido. Y sin embargo las fotografías se están utilizando masivamente para engañar más que para informar.

* La cámara no miente ni siquiera cuando es utilizada para citar una mentira. De ahí que la mentira parezca más veraz.

* En cierto modo no hay fotografías que puedan ser negadas. Todas las fotografías poseen categoría de realidad. Lo que hay que examinar es de qué modo la fotografía puede o no dar significado a los hechos.

* Si decimos que la fotografía cita las apariencias, tal vez podemos deducir que la apariencias mismas constituyen un lenguaje. Pero ese es un lenguaje torpe e impreciso, no es un lenguaje completo, aunque al menos abre un espacio para múltiples ideas.

* Una fotografía cita las apariencias, pero al hacerlo las simplifica. Esa simplicidad puede aumentar su legibilidad. Todo depende de la calidad de la cita elegida.

* Las apariencias son ambiguas, con múltiples significados. Esta es la razón por la que lo visual es asombroso y la memoria basada en lo visual, es más libre que la razón.

Enlace al comentario que sobre esta obra se hizo en el diario “El pais”: https://elpais.com/diario/1997/06/25/cultura/867189606_850215.html

 

 

 

El siglo de Cartier-Bresson. Gran documental, en la 2 de RTVE

Fotograma del Documental "El siglo de Cartier Bresson"

fotograma del documental “El siglo de Cartier Bresson”

En La 2 de Radio Televisión Española podemos ver un estupendo documental titulado “El siglo de Cartier Bresson”. Pero al parecer sólo estará disponible en su página web hasta el 14 de Septiembre de 2017. Así que date prisa para no perdértelo, merece la pena.

De todas formas, y aunque me ha llevado algún tiempo, he transcrito y pongo más adelante todas aquellas frases o pensamientos volcados por Bresson a lo largo del documental, pues al menos a mí, verlo escrito me ayuda a reflexionar con más calma, que cuando lo escuchas rápidamente junto a la proyección de unas imágenes impresionantes. Espero que a ti también te ayude, y el esfuerzo haya merecido la pena.

 

En parte del documental se habla también de su biografía, y tengo que decir, que aunque conocía gran parte de su obra, y algo de su biografía, no lo tenía con una persona tan comprometida con su tiempo y con la sociedad. Y jamás pensé que en su vida, sobre todo de joven, hubiera pasado por tantos momentos difíciles, y penurias, a pesar de pertenecer a una familia acomodada.

 

No es la primera entrada que aparece en mi blog sobre Cartier-Bresson, pues aparte de las menciones indirectas, hay o debería haber otras dos entradas sobre él. Una después de mi visita a la exposición que sobre este gran maestro de la fotografía realizo la Fundación Mapfre en el 2014. Y otra, después de leer hace unos años, una de sus obras: “Fotografiar del natural” pero que lamentablemente y en la migración de servidores que realice hace algún tiempo en el blog, parece que se ha perdido. Ya la repondré, pues debo tener archivado el texto.

 

Y como decía, aquí dejo la trascripción de las frases que de alguna forma están más relacionadas con el mundo de la fotografía, sobre todo de la fotografía documental que fue su gran especialidad, aunque todo lo que se dice en el documental es interesante.

  • Siempre hay que preguntarse de qué se trata,
    sea la imagen que sea.
    Se tarda mucho en aprender a observar.
    A mirar con peso, interrogando.
  • El placer radica en que la geometría sea perfecta.
    Todo lo demás es cuestión del subconsciente.
    Es un mero apoyo. 
  • Lo que cuenta es el tiempo. Nada existe para siempre.
    Todo cambia de un segundo a otro. 
  • En el reportaje fotográfico, que es nuestro cuaderno de bitácora,
    lo único que cuenta es el instante. 
  • Se trata de combinar la emoción que transmite una persona
    y el placer de la organización plástica. 
  • La intuición del número,
    el rigor en el equilibrio de las formas.
    Esa es la base. 
  • Para mí, la libertad es un marco.
    No es una tontería, no es algo banal.
    Dentro de un marco hay un sinfín de variaciones. 
  • Me intimida pegar la cámara al ojo. Soy tímido y descarado a la vez.
    Este oficio está a medio camino entre un carterista
    y un funambulista. 
  • ¿Dónde se integra esta serie de fotografías que vas a hacer?
    ¿De qué se trata?
    Lo reflexionas, y luego dejas que la realidad venga a ti.
    A veces sientes las cosas y otras no. 
  • Si lo que tienes es algo artificial, o si te duele algo,
    por más que dispares no saldrá nada.
    Y por más que cambies de objetivo no saldrá nada. 
  • Lo que cuenta es la sencillez, lo natural, la vida,
    el detalle genuino.
    No es un fresco histórico, sino un detalle preciso. 
  • Observar y ver no es identificar, sino penetrar. 
  • Todo pasa por el cerebro,
    pero en la sensibilidad y la sensualidad
    es imposible separar lo físico de lo mental.
    La comunión es absoluta. 
  • Cuando estás buscando algo, notas una especie de tensión.
    Notas que algo importante está creciendo.
    Y cuando se produce, se acabó. Es como un orgasmo.
    ¿De qué se trata? 
  • Fotografiar es muy complicado.
    Hay que ser muy preciso en la elección.
    Uno tiene que saber lo que quiere. 
  • Hay algo indignante en fotografiar a gente.
    Es una violación, sin duda,
    y si la fotografía no contiene una cierta sensibilidad,
    resulta algo salvaje. Estás arrebatando algo.
    Si alguien no quiere que le fotografíen,
    hay que respetarlo. 
  • A veces una situación te hace reflexionar:
    “¿Y aquí qué va a pasar?”. Y entonces hay que esperar.
    Algunas fotos requieren esperar, esperar…
    Y al final, el momento llega.
    Pero hay otras que son inmediatas, en las que uno siente
    que no hay que esperar, sino captar el momento. 
  • Para mí, la fotografía consiste en poner en el mismo punto de mira
    el ojo, la cabeza y el corazón. 
  • La cámara de fotos no es más que la prolongación de mi ojo. 
  • A mí me costaría hacer fotografía para publicidad,
    para un detergente o un coche. Uno debe creer en lo que hace.
    ¿Cómo es posible creer en la superioridad de un jabón
    sobre otro jabón?
    Pido disculpas a todos los jaboneros del mundo.
    Uno debe implicarse en lo que hace y creer en ello.
  • Si apareces en una fiesta con una cámara,
    es probable que haya más cámaras que invitados.
    Ya nadie fotografía el silencio. 
  • Mi memoria es la máquina de fotos.
    Y, cuando recuerdas todo lo que no has fotografiado,
    es como cuando te acuerdas de tus errores pasados
    y te pones colorado.
    Pero esas cosas no se lamentan, las cosas son como son. 
  • En la fotografía se combina un placer y un gozo físico.
    Porque también hay una libertad física,
    no es como el deporte,
    en el que hay que inflar los músculos, lograr marcas, competir,
    y no me gustan las competiciones,
    no me gustan las carreras de caballos.
    Pero la fotografía tiene un componente mental,
    una cosa mental. 
  • Muchos fotógrafos compartimos un mismo sentimiento
    sobre el sentido de este oficio.
    Creemos que somos testigos de nuestra época,
    sin pretensiones, sin juzgar nada.
    No se trata de que presentemos tesis de nada, todo lo contrario.
    Plasmamos los momentos que nos impactan.
    Se trata de plasmar la sensibilidad en la gelatina de la película. 
  • No se puede traficar con la fotografía.
    Si hay una puesta en escena,
    se convierte en algo muerto, estéril y sin interés. 
  • Si la foto es buena, soy incapaz de retocarla.
    Las cosas las has visto en un momento y en un lugar precisos
    y, para mí, la variante tiempo es primordial. 
  • Vivir es reflexionar continuamente, menos cuando fotografías.
    Ahí solo cuenta la intuición. 
  • George Braque me regaló un libro.
    A él se lo había dado Jean Paulhan.
    Y el libro se titula “Zen en el arte del tiro con arco”,
    de Herrigel.
    Para mí, es la base de la fotografía.
    Desaparece el yo, eso queda totalmente fuera. 
  • Hay rostros resplandecientes.
    Es como si de ellos emanara algo que impregna toda la película. 
  • La maravilla de la fotografía está en las cosas fugaces. 
  • Lo interesante de los retratos
    es que terminas desnudando a la persona.
    Es apasionante pero, a veces, también incómodo
    porque ves a la gente desnuda. 
  • El fondo, el entorno es tan importante como el rostro. 
  • Me gusta la fotografía en blanco y negro porque es una transposición.
    El blanco y negro aporta una abstracción.
    Sí, existe el color, pero ese no es en absoluto mi mundo.
    El color es como una vidriera.
    Y puede resultar interesante y agradable.
    En cierto modo, favorece.
    Pero no tiene la fuerza de la abstracción del blanco y el negro.
  • la verdad, es que yo me divertiría igualmente,
    aunque en la cámara no llevara un carrete.
    El verdadero disfrute proviene de estar delante de una persona
    y presionar el botón en el momento justo.
    Hablamos de una fracción de segundo, que es el único momento de creación. 
  • Los medios necesarios para sacar el máximo provecho
    son muy austeros.
    Un aparato y un objetivo. Hay que captar la vida con decisión. 
  • Prefiero el formato 24×36 de la Leica
    porque la proporción me parece preciosa
    entre el largo y el ancho. Es un juego que me satisface.
    El formato cuadrado me parece monótono. 
  • Nunca busco hacer la gran foto.
    Es la gran foto la que se me ofrece
    y hay que estar disponible para echarle el lazo. 
  • Se puede enseñar todo menos la sensibilidad y la sensualidad.
    Todo lo demás se puede aprender. Hay profesores de todo.
    Fue Cioran quien dijo:
    “No vale la pena aprender todo aquello que se puede enseñar”. 
  • El placer está en la siguiente fotografía.
    Esa especie de angustia ante la realidad.
    Preguntarse: “¿Qué me voy a encontrar?
    ¿A dónde tengo que ir? ¿Qué tengo que mirar?
    ¿Qué es importante? ¿Qué me gusta? ¿Qué no me gusta?” 
  • En este oficio hay que pasar desapercibido.
    Si quieres observar, no te pueden conocer.
    Si no, se oirá: “Mira, el famoso fotógrafo”.
    Y, luego, la fama es muy difícil de llevar. 
  • Nos gusta que nuestro trabajo interese a la gente,
    pero hay que plantearse qué significa exactamente.

Criterio fotográfico (grupo en Facebook)

Cabecera de grupo "Criterio fotográfico)

A todos aquellos que de alguna forma u otra estéis interesados en la fotografía, os invito a participar en un grupo de Facebook que he creado denominado: CriterioFotográfico. En principio será un grupo cerrado, por lo que para disfrutar de todas las colaboraciones que allí aparezcan tendréis que solicitar uniros al grupo. Para que os hagáis una idea de lo que va, esta es la descripción del mismo:

Se trata de un grupo en el que quiero que predomine el aspecto didáctico de la fotografía: composición, técnica, historia, etc. Lo ideal sería que cada foto sea acompañada con algún texto del autor en el que comente algún aspecto de la misma.

Al contrario que en la mayoría de los grupos de Facebook, aquí sí que se admiten enlaces a imágenes hospedadas en cualquier sitio, siempre que la autoría sea de la persona que pone el enlace, de detectarse que no es así, la entrada será eliminada. También puedes poner enlaces a entradas de tus blogs o páginas personales, siempre que estén relacionados con la fotografía y predomine en ellos el aspecto didáctico.

No se admite la publicidad o promoción descarada de productos, aunque por supuesto que puede hablarse sobre libros o cursos de fotografía por su interés didáctico.

Puedes subir o enlazar todas las imágenes que quieras, pero más que poner muchas imágenes, de lo que se trata es de poner imágenes que aporten algo de lo que podamos aprender, y con esto no quiero decir que tengan que ser obras de arte. De cualquier fotografía puede aprenderse algo, si sabemos mirarla adecuadamente.
¡Ánimo, espero tus fotos o comentarios. (por cierto, como verás, he utilizado como título del grupo, el del libro del mismo nombre y subtitulado “notas para un curso de fotografía” de Xavier Miserachs, como homenaje a una de las personas que tanto han hecho y hacen en nuestro país por la enseñanza de la fotografía)

 

Días de playa


Una de las cosas que más me divierte de la fotografía, es buscar puntos de vista diferentes a escenas que, de entrada, son más o menos cotidianas. Uno de mis escenarios preferidos para estas fotos, es un lugar donde, de no ser por esta actividad, me aburriría mucho:La playa.

Esta imagen pertenece a una de mis series denominada, como no podía ser de otra forma: “Días de playa”. En ella he empleado también un recurso que me gusta bastante, la superposición de objetos que se ocultan unos a otros. En este caso, el muro del primer termino casi no nos deja ver el objeto principal de la fotografía, pero basta la pista de la sombrilla, para que el cerebro asocie que lo que hay detrás es una playa, o eso parece ¿no?

Grupo de facebook para imágenes de la pasarela de Las Tablas

******* HE CREADO UN GRUPO DE FACEBOOK PARA…. **********
He creado un grupo de facebook con la finalidad de subir fotos de las Tablas de Daimiel en las que apareca básicamente la pasarela que va de la Isla de la Entradilla a la Isla del Descanso. (PULSA LA IMAGEN DE ABAJO PARA ENTRAR EN LA PÁGINA DEL GRUPO)
******************************************************************************
Esta imagen de las Tablas realizada desde la Isla de la Entradilla, podría decirse que es una de las fotos arquetípicas del Parque. Esta en concreto está realizada en 1992, se trata de una foto química escaneada. Seguro que hay cientos, incluso miles, similares. Yo mismo tengo un buen puñado en diferentes épocas y condiciones de luz.
Se me ocurrió, que sería interesante ver cuantas podemos reunir. Por supuesto no tiene que ser exacta, no hay dos fotos iguales basta con que coincida la composición a grandes rasgos. Que se vea la pasarela que va de la Isla de la Entradilla a la Isla del Descanso, con el árbol en primer plano a la izquierda.
Puedes subir o bien poner enlaces en esta página a todas las fotos que quieras sobre el tema referido. Y por supuesto lo ideal sería que pusieras la fecha, al menos aproximada, aunque ya sé que si se trata de foto química puede ser más complicado.

Pasarela en Las Tablas de Daimiel.

Pasarela en Las Tablas de Daimiel.

Mi viaje, de esta mañana. Reflexión nº 2

…la palabra más adecuada para designar (provisionalmente) la atracción que determinadas fotos ejercen sobre mí era aventura… Sin aventura no hay foto
Roland Barthes (La cámara lúcida)
Foto de un paisaje desde la ventana del tren.

Título: Mi viaje de esta mañana.

En realidad, en esta ocasión no hay una reflexión, si no dos. Una, la cita de Roland Barthes, que he extraido de su obra “La Cámara Lucida”, y la otra, y no menos importante, que consistiría en plantearse porque la mayoría de los mejores libros y ensayos sobre fotografía han sido escritos por NO fotógrafos.

Para ilustrar este pensamiento, pongo esta instantánea realizada desde el tren, pues siempre los viajes se han asociado con la aventura.

Sobre el reciente taller fotográfico de Añil Creativos

Foto realizada durante la impartición del Taller Fotográfico de Añil Creativos

Foto realizada durante la impartición del Taller Fotográfico de Añil Creativos

Aunque en este caso fui sólo de acompañante, tengo que decir que pasamos una tarde-noche genial, haciendo fotos con los alumnos del curso de fotografía que durante este fin de semana ha impartido Añil Creativos.

Es una gran satisfacción ver a gente joven, que empieza a ilusionarse con esto de la fotografía, y que no se conforman, con pulsar el botón del móvil  o de la cámara, en modo automático para hacer fotos mecánicamente; sino que quieren descubrir otras posibilidades; y lo que es más importante, que quieren aprender a ver fotográficamente, que quieren utilizar la fotografía para expresar algo, para transmitirnos su forma de ver el mundo.

Viendo la pasión de todos ellos por la fotografía, estoy seguro que de estos grupos saldrán en el futuro grandes fotógrafos.

 

Mi última adquisición ( la Yashica Mat-EM)

Yashica Mat-EM

Yashica Mat-EM

No hace mucho que le compraba a uno de los vendedores habituales del mercadillo londinense de Camden Town esta Yashica Mat EM. Creo que a muy buen precio, concretamente 80 libras. Es cierto que la compra tenía cierto riesgo, pues este vendedor  no está ni muchos menos especializado en fotografía,  y la prueba es que en su tienda hay objetos de lo más variados. Así pues la cámara estaba sin testar y la vendía sin ninguna garantía de funcionamiento, aunque con opción de devolución.

A simple vista la óptica no tenía arañazos ni rastro de hongos, lo cual es un buen punto de partida. El fotómetro parecía reaccionar a la luz, aunque claro imposible saber si lo hacía con precisión, pero eso no me importaba demasiado.

Algo muy importante si compras una cámara antigua, con intención de usarla, a parte del estado de la óptica, es la respuesta del obturador, pues este es el elemento que mejor determina la antigüedad y uso que se le ha dado a la cámara. Naturalmente son necesarias pruebas de laboratorio para comprobar si este responde con precisión a las diferentes velocidades, pero una simple prueba realizada sobre la marcha, nos puede dar una idea, de si el estado es más o menos aceptable. En este sentido tendremos que centrarnos, sobre todo, en comprobar las velocidades de obturación más lentas, que en el caso de esta Yashica es de 1 segundo, pues a estas velocidades, y si el obturador está muy machacado, es habitual que incluso se quede pillado.

Ya tengo una cámara de características muy parecidas, es decir de formato medio  y objetivos gemelos, una cámara por cierto muy asequible y que da una buena calidad, se trata concretamente de la Segur (6×6), pero lo cierto es que ya está muy machacada, y después de diferentes arreglos que le he tenido que ir haciendo a lo largo de los años, no ofrece mucha fiabilidad. La Yashica desde luego es otra cosa en lo que a calidad de construcción se refiere y al menos teóricamente también en cuanto a óptica, que es este caso es Yashinon, la misma que monto Yashica hasta el final de la producción de los modelos posteriores de este tipo de cámaras.

Una de las cosas que me gusta de esta cámara es su fotómetro de Selenio, un tipo de fotómetro que no necesita batería y que tiene una precisión aceptable, sobre todo para blanco y negro, y con una gran longevidad. Posteriormente salieron los más precisos de  sulfuro de cadmio (Cds) que Yahsica montón en modelo posteriores, pero prefiero este, me gustan las cámaras totalmente mecánicas y que no necesitan baterías para su funcionamiento.

Evidentemente no es una Rolleyflex, pero la Yashica es una cámara con una buena calidad de construcción y una buena óptica, que puede hacer las delicias de los que gustamos de este tipo de fotografía. E incluso para los que no…

no me podréis negar que es una belleza de cámara.

Seeing Things (una delicia de libro)

Portada del libro Seeing Things by Joel Meyerowitz

Portada del libro Seeing Things by Joel Meyerowitz

En este vídeo os hago una brevísima reseña de esta delicia de libro del gran fotógrafo Joel Meyerowitz que me ha causado una gratísima impresión y con el que estoy disfrutando un montón.

Un libro que pretende enseñar a los niños a ver o leer las fotografías, pero del que los mayores podemos aprender mucho.

Web de Joel Meyerowitz: http://www.joelmeyerowitz.com/

Blog de Joel Meyerowitz: https://oncemorearoundthesun.com/