Nueva Olympus OM-D- Si te gusta la fotografía nocturna, vas a alucinar.

Sesión de fotos con la OLYMPUS OM-D E-M1 Mark II

Sesión de fotos con la OLYMPUS OM-D E-M1 Mark II

En el congreso de Aefona, celebrado en Antequera esta semana, tuve la oportunidad de probar la nueva cámara de Olympus la OM-D E-M-1 MarII.  O un prototipo de ella. Ya que la cámara saldrá al mercado posiblemente a lo largo de la semana que viene  para aprovechar el tirón de las navidades.

Tengo que agradecer a los chicos de Olympus, que no sólo nos dejaron de verla y manusearla, sino de salir a realizar fotos de verdad, en ambiente nocturno y tengo que añadir que incluso con niebla y mucho frío. Y es que lo que esta cámara es capaz de hacer no te lo crees, o no lo entiendes si no lo ves.

No voy a realzar aquí una relación de todas las características de esta cámara, ya que eso puedes verlo  en la web de olympus. Sólo enumeraré las más destacadas o las que a mí  al menos, más me sorprendieron.

Decía que esta es una cámara ideal para la fotografía nocturna. Y tanto es así que los que hacen, o hacemos este tipo de fotos, tenemos que cambiar el chip por completo, a la hora de trabajar con ella, pues gracias a unos modos de disparo denominados por Olympus “live composite” y “live bulb” resulta que puedes ver constantemente en la pantalla, como se va formando la imagen, mientras tu puedes ir sumando luz en los lugares que te interesa hasta que decides que la imagen es la que tú quieres, con la iluminación que a ti te apetece, y entonces detienes la captura. Esto hay que verlo para creerlo. El manejo de estos dos modos de disparo se hace algo complicado al principio, pero no porque realmente lo sea, todo lo contrario, sino porque no te lo puedes creer, y como digo tenemos que cambiar nuestro propio chip. Ya se ha acabado de disparar e iluminar a ciegas, y esperar a ver qué es lo que sale después de un determinado tiempo de exposición y de luego volver a esperar ese mismo tiempo en la reducción del ruido, para si no te gusta volver a empezar desde el principio. Olympus nos muestra un nuevo modo de trabajo totalmente distinto.

Por si esto te parece poco, te adelanto algunas otras de sus características más sorprendentes:

  • 60 fotogramas por segundo. Si has leído bien: 60fps, si bien es cierto que esto es cuando estás trabajado con el modo de enfoque simple, teniendo bloqueado el AFE/AE, y que en caso contrario esta cantidad se reduce a 18 pero compáralo con las cámaras super-profesionales de la competencia.
  • 121 puntos de enfoque en cruz, y además con un enfoque por detección de fase muy preciso.
  • Estabilizador de 5 ejes reales que según Olympus permite ganar hasta 6,5 pasos EV. Aunque esto supongo que será el techo, en condiciones ideales y con un objetivo y focal muy determinado.
  • Horquillado y apilado de enfoque. Esta opción no tuve la oportunidad de probarla, pero imagínate lo que supone para la realización de macros, que la propia cámara te haga el apilado de las imágenes para conseguir la profundidad de campo deseada.
  • Doble ranura SD, que da idea de la orientación profesional que se le quiere dar a la cámara.
  • Control remoto mediante ordenador con la aplicación Olympus Capture.

Que la cámara tiene una orientación profesional se observa también en el hecho de que Olympus ha creado un nuevo servicio de asistencia para profesionales, con varios niveles, para ajustarse a las necesidades de cada uno. Y algunos de los cuales ofrecen servicio de envío gratuito para la reparación, servicio de préstamo durante el tiempo que dure la misma, e incluso atención por videoconferencia.

Todos somos conscientes de las ventajas y las desventajas del formato micro cuatro tercios por el que apostó Olympus, que tiene grandes defensores y grandes detractores. Pero estoy seguro que está cámara y dependiendo del tipo de fotografía que realicemos, puede ser la cámara ideal en muchas circunstancias, sobre todo, y es algo que no he mencionado si quieres llevar un equipo profesional , pero liviano.

A la hora de decidirse también habrá que tener en cuenta la gama de ópticas y accesorios que necesitas para el tipo de fotografía que realices. En este sentido Olympus cuenta con las magníficas ópticas Zuiko, de calidad contrastada, y a unos precios asequibles, comparados con otros fabricantes, pues hay que tener en cuenta que su tamaño es mucho menor al ser realizadas para un sensor más pequeño, y que además no necesitan sistema de estabilización al ir incorporado en la propia cámara. Por cierto a la hora de calcular la focal hay que tener en cuenta que el factor de multiplicación es 2x.

Y para poner algún “pero” habrá que ver qué tal andamos en el control de ruido para los ISOS más altos, algo que evidentemente no pudimos probar en las sesiones, entre otras cosas porque aún no han salido al mercado los plugins correspondientes para el procesado RAW. Y que sin lugar a dudas ha sido siempre uno de los talones de Aquiles de este formato.

En cualquier caso, una magnífica impresión la que me causo esta nueva cámara de Olympus, y que estoy seguro que hará la delicias de muchos aficionados avanzados e incluso profesionales, dependiendo naturalmente del sector en que trabajen habitualmente.

Bueno, se me olvidaba hacer mención, a algo que supongo que la mayoría ya sabréis, y es que gran parte de estas características tan sorprendentes son posibles por que estamos hablando de una cámara mirrorless, de otro modo, a día de hoy, sería imposible. Y creo que tendremos que ir acostumbrándonos a esta tecnología, al menos cuando queramos prestaciones de este tipo, y que conste que el que escribe ya sabéis que soy un autentico defensor de las tecnologías clásicas, incluso de la película, pero cada cosa en lo suyo.

Olympus OMD em1mkii vista superior

Olympus OM-D em1mkii vista superior

Olympus OM-D em1mkii vista frontal

Olympus OM-D em1mkii vista frontal

Olympus OMD em1mkii vista trasera

Olympus OM-D em1mkii vista trasera

 

Dejar un comentario