Cenital – Diario fotográfico 2018 (12/11/2018)

Plano cenital de dos personas cruzando una calle

Generalmente es bueno ver todo lo que nos acontece con cierta distancia, tanto lo bueno como  “lo malo”, o al menos lo que así calificamos en un principio. En el primer caso porque esto nos hace ser más humildes y en el segundo porque disminuye nuestros temores.

Al realizar esta mañana esta foto, desde un punto de vista muy elevado, como puede observase, me acordaba de ese famoso fragmento de video de Karl Sagan que casi seguro que conoces, pues ha sido muy difundido “Un punto pálido azul” pero que en cualquier caso te invito a visionar de nuevo, pues no es malo recordarlo. Seguro que si en estos momentos tienes algún problema, este video te hará verlo de una forma más ponderada.

Con esta foto no he podido llegar tan alto como el Voyager, pero también me vale para hacer una reflexión sobre el ser humano. Por cierto que ha este tipo de ángulo, en fotografía se le llama “cenital” y es muy usado en cinematografía. Y lo de cenital, pues ya sabes que viene de cenit, un término astronómico para designar el punto del hemisferio celeste situado sobre la vertical del observador, quizás por eso me acorde de Karl Sagan.

Shutter Speed         1/80 s
F-Number              f/4.5
ISO                   ISO 200
Exposure Bias Value   0.00 eV
Metering Mode         Pattern
Flash                 Off, Did not fire
Focal Length          63 mm
Date/Time Original    12/11/2018

mi página:   https://tinyurl.com/web-dedaimiel
mi flickr:   https://tinyurl.com/flickr-dedaimiel
mi youtube:  https://tinyurl.com/youtube-dedaimiel
mi facebook: https://tinyurl.com/facebook-dedeaimiel

 

Una ventana desde mi ventana – Diario fotográfico 2018 (11/11/2018)

Fotografía de una ventana vieja

Una ventana desde mi ventana

Para la foto de hoy no he tenido que esforzarme demasiado. Se trata de la ventana que veo desde la ventana de mi habitación. Y que me sirve de pretexto para hablar un poquito de la importancia que este elemento constructivo ha tenido en  la historia de la fotografía desde sus orígenes.

Hay que decir que por un lado puede considerarse como algo normal, y que puede ser debido a simplemente una cuestión práctica, pues podemos imaginarnos a  aquellos pioneros de la fotografía metidos en sus cuartos, o talleres, experimentando con cientos de productos químicos para conseguir captar y fijar la imagen sobre cualquier superficie. Y claro, ¿Qué era lo más cómodo? Pues obtener una imagen de lo que veían desde cualquier ventana de aquel recinto, sin tener que moverse.

Pero por otro lado no podemos obviar el componente poético  de una ventana. Situarse frente a una ventana puede interpretarse como una metáfora de la apertura de nuestro conocimiento hacia la vida.

Así podemos ver que la primera fotografía de la que se tiene constancia y que aún se conserva es la heliografía de Nicéphore Niépce  “Point de vue du Gras 1826-1827”. En esta imagen de Niépce podemos distinguir hasta tres marcos, ventanas o “frames”: el de una ventana como marco físico que nos muestra el exterior, el de la cámara como marco selectivo, dirigido por el fotógrafo y el de la imagen final como un marco de representación. De esta imagen sin embargo no nos consta ninguna referencia de que Niépce tuviera alguna pretensión estética o simbólica, sino que como dije antes, su motivo pudo ser meramente funcional, pues la imagen se registró desde la habitación contigua a su laboratorio.

Otro gran salto de la fotografía puede considerarse que se produjo con los calótipos de Henry Fox Talbot, que permitían por primera vez obtener un negativo de la imagen que luego podía reproducirse infinitas veces. Y que sorpresa. El primer negativo directo de la historia que se fijó de forma estable resulta que es una ventana tomada desde el interior de su residencia  de Lacock Abbey. Se trata de “Lattice window at Lacock Abbey, 1835”

Y si hablamos de ventanas, no podemos olvidarnos de uno de los mayores fotógrafos de todos los tiempos, del que ya he hablado en alguna ocasión, y del que continuare hablando en otras entradas.  Uno de los más grandes poetas visuales que han existido. El conocido como “poeta de Praga”. Sí, estoy hablando de Josef Sudek, y al tratar el tema de las ventanas, concretamente de su ciclo “Okno mého atelíeru” (La ventana de mi taller) realizada en un período muy convulso de la historia de Europa (1940-1954) y en la que Sudek se refugia en su taller de la calle Údjezd de Praga, para dejar de ser un fotógrafo y convertirse en un poeta, poeta visual, pero poeta al fin y al cabo. Aquí dejo un enlace a una de sus obras de este ciclo “La última rosa

Y por hoy, creo que lo dejamos ya, sobre todo por aquel que se haya leído esta entrada hasta el final, supongo que casi nadie. Y que ya puede estar algo agotado de tanta ventana. Sólo una poesía que creo que viene como anillo al dedo para poner punto y final, de un poeta también checo y coetáneo de Sudek: Reine María Rilke. Una poesía de su poema “Las Ventanas”:

¿No eres, acaso, nuestra geometría,

ventana, simplicísima forma

que sin esfuerzo circunscribes

nuestra vida enorme? (R.M. Rilke)

Y en cuanto a mi foto de hoy, estos son los datos. Y sólo decir, que para mí es una imagen, constante en mi día a día desde hace muchos años, pues como digo en el título es la ventana que veo desde mi ventana.

Shutter Speed         1/90 s
F-Number              f/19
ISO                   ISO 400
Exposure Bias Value   0.00 eV
Metering Mode         Pattern
Flash                 Off, Did not fire
Focal Length          200 mm

mi página:   https://tinyurl.com/web-dedaimiel

mi flickr:   https://tinyurl.com/flickr-dedaimiel

mi youtube:  https://tinyurl.com/youtube-dedaimiel

mi facebook: https://tinyurl.com/facebook-dedeaimiel

 

 

Dos pieles para el otoño- diario fotográfico (10/12/2018)

Primer plano de un tronco de árbol y en el fondo un maniquí con ropa de moda

Me encanta jugar con la yuxtaposición de formas y objetos. Creo que es algo que da mucho juego en la fotografía expresiva o conceptual. Al menos en la que a mí me gusta. Por lo que no será la última vez que veáis en este diario este tipo de fotografías. Sus interpretaciones suelen ser múltiples. Y no tiene que ser nada profundo. A veces puede ser un simple juego estético.

Model COOLPIX P7100
Shutter Speed 1/30 s
F-Number f/4.5
ISO ISO 280
Exposure Bias Value 0.00 eV
Metering Mode Pattern
Flash Off, Did not fire
Focal Length 22.5 mm
White Balance Details Auto1
Date/Time Original 08/11/2018 13:49:23

mi página: <a href=”https://tinyurl.com/web-dedaimiel” rel=”nofollow”>tinyurl.com/web-dedaimiel</a>
mi flickr: <a href=”https://tinyurl.com/flickr-dedaimiel” rel=”nofollow”>tinyurl.com/flickr-dedaimiel</a>
mi youtube: <a href=”https://tinyurl.com/youtube-dedaimiel” rel=”nofollow”>tinyurl.com/youtube-dedaimiel</a>
mi facebook: <a href=”https://tinyurl.com/facebook-dedeaimiel” rel=”nofollow”>tinyurl.com/facebook-dedeaimiel</a>

 

Un retrato – diario fotográfico 2018 (8/12/2018)

retrato de un conferenciante con una pintura histórica y una ventana de fondo

Hoy asistía a unas jornadas de historia y mientras escuchaba a los ponentes se me ha ocurrido hacer un retrato a uno de ellos. Viendo la imagen, y por la composición, puede apreciarse claramente que no se trata de una foto de reportaje.  Aunque hay algunos reporteros y fotógrafos de prensa que de vez en cuando nos sorprenden con una composición muy currada.

Para este retrato lo tenía bastante fácil. En el ponente quería resaltar dos rasgos: su pasión por la historia, y su enraizaimiento con su tierra, o con su lugar de residencia, un pueblo manchego, concretamente Daimiel. El primer elemento me lo aporta el cuadro histórico que tenía en uno de los laterales, y el otro creo que también queda muy bien representado por la ventana color almagre. Me ha venido muy bien el poder sacar, aunque sea sólo un poquito, una parte del micrófono, pues eso también me aporta otra característica de esta persona y es su labor de docente, conferenciante y comunicador.

No busques en esta foto una composición tradicional, regla de los tercios, zona aurea, etc. Aunque si le das vueltas, seguro que encuentras alguna, pues con los números ya sabemos que se pueden hacer virguerías, pero este no era mi propósito. Todo lo contrario. Fíjate que incluso e incluido en mitad una columna, que aporta a la imagen cierto grado de inconsistencia. El espectador dice, ¿pero qué es esto?  . Y eso es una parte interesante de cualquier fotografía interrogar al espectador, no darle todo resuelto. Y el personaje principal abajo a la izquierda, en un piquito, y eso que es el elemento principal de la fotografía. No importa, un rostro humano tiene tanto peso visual, que estoy seguro que no pasará desapercibido. Será lo primero en lo que se fijará nuestro cerebro. Y encima lo pongo mirado hacia afuera. Puf, según todos los cánones la mirada debería dirigirse hacia el otro lado donde hay más aire, como suele decirse. Vaya pero resulta que así vuelvo a interrogar al espectador. ¿Qué está mirando? ¿Quizás al público que lo escucha?. Luego en la imagen también introduzco al público, sin necesidad de que aparezca.

Muchas vueltas para hacer un retrato ¿verdad? Pero esto es así. Nadie dijo que la fotografía fuera fácil, aunque algunos piensen lo contrario.

Perdonar si algunas veces se me olvida poner los datos Exif de la fotografía. Hoy me encontraba en la calle con un conocido que me insistía en que por favor, ponga siempre los datos de la toma. En cualquier caso estos siempre pueden consultarse si entráis en mi página de Flickr, donde dejo todas las imágenes https://www.flickr.com/photos/dedaimiel/ pues lamentablemente Facebook elimina todos los metadatos. De todas formas  aquí van:

Shutter Speed         1/45 s
F-Number              f/5.6
ISO                   ISO 2200
Exposure Bias Value   0.00 eV
Metering Mode         Spot
Flash                 Off, Did not fire
Focal Length          158 mm
Date/Time Original    08/11/2018 20:19:47

 

Somos lo que vemos – Diario fotográfico (7-11-2018)

Ático  de un edificio con una palmera

Suele decirse que somos lo que comemos, y eso puede ser cierto a nivel corporal, pero a nivel mental, yo diría más bien, que somos lo que vemos, o en un sentido más amplio lo que vivimos. Para un fotógrafo es aún más cierto que su vida es lo que ve, y más concretamente aquello en lo que ve una fotografía. Porque un fotógrafo ve fotográficamente incluso cuando no hace fotografías.