Impresión: amapolas ( serie amapolas – n. 29 )

Foto de amapolas con movimiento de cámara

Impresión: amapolas

No hace muco dedicaba una entrada del mi blog ( https://tinyurl.com/movimientoCamara ) a algo en lo que últimamente estoy practicando, la fotografía impresionista, y aunque eso pude conseguirse de muchas formas, una de ellas, que es la utilizada en esta imagen consiste en lo que se conoce como ICM (Intentional movement camera) osea el movimiento intencionado de la cámara mientras realizamos la toma. Lo que se consigue, es una fusión e las formas y los colores que conforman la imagen con un resultado más o menos abstracto, depende de lo acusado del efecto, pero que no deja de ser una fotografía, pura y dura, pues no se ha realizado ninguna manipulación digital.

Para quien esté interesado en realizar este tipo de fotos, puedo decirle, que si aprovecha las últimas horas de la tarde, o zonas de sombra, ni siquiera es necesario utilizar filtros de densidad neutra, como podría pensarse, pues con una obturación de 0,7 segundos y diafragmas muy cerrados, a a partir de f/19, se obtienen buenos resultados.

Shutter Speed 0.7 s
F-Number f/19
ISO ISO 100
Focal Length 105 mm

Fotografía “impresionista” utilizando ICM

Mercacillo medieval, con técnica ICM

Mercacillo medieval, con técnica ICM

Me estoy dejando llevar últimamente por los derroteros de la fotografía impresionista. Algo que aúna dos de mis hobbies: la fotografía y la pintura, por lo que es un terreno en el que me encuentro muy cómodo y me esta dando grandes satisfacciones, aunque estoy empezando. Y precisamente para eso, para empezar, estoy practicando con una de las técnicas que permite este tipo de imágenes. Sus siglas en inglés, como es conocida habitualmente son ICM (Intentional Camera Movement) y traducido al castellano, donde no hay demasiada bibliografía: “Movimiento intencionado de Cámara”.

Las fotos que pongo en esta entrada las he realizado este fin de semana, en el mercadillo medieval que se ha emplazado en la Plaza de España, de Daimiel.

Vista las imágenes obtenidas, lo cierto es, que me da la sensación que transmiten exactamente lo que quería, que reflejan perfectamente lo que sentí cuando paseaba entre los puestos del mercadillo: Los juegos de luces, los colores de los toldos y banderas, y demás adornos; la gente pululando por los puestos, etc.

Por otro lado, siento que esta técnica, que básicamente consiste en mover la cámara deliberadamente, utilizando bajas velocidades de exposición, también concuerda perfectamente con mi forma reposada de entender últimamente  la fotografía, y hacia donde se encaminan la mayoría de los trabajos que estoy realizando. Con esta técnica dejo que el sensor se vaya llenando lentamente con los juegos de luces y color de los objetos, permitiéndome pintar con ellos mientras el obturador permanece abierto.

Tengo que decir, que mí única premisa, como casi siempre, es que las imágenes puedan considerarse fotografía, en el sentido de que la principal parte del trabajo se hace en el momento de la toma. Es decir trabajando con la luz, no con los bits. De echo el único procesado que utilizo es un revelado básico: curvas, saturación, contraste, etc., y siempre a un nivel general, sin tratamiento zonales.

En próximas entradas continuaré añadiendo y comentando lo que vaya aprendiendo sobre todas estas técnicas.

(Pulsa sobre las imágenes para ver toda la galería  a mayor tamaño)