Un retrato – diario fotográfico 2018 (8/12/2018)

retrato de un conferenciante con una pintura histórica y una ventana de fondo

Hoy asistía a unas jornadas de historia y mientras escuchaba a los ponentes se me ha ocurrido hacer un retrato a uno de ellos. Viendo la imagen, y por la composición, puede apreciarse claramente que no se trata de una foto de reportaje.  Aunque hay algunos reporteros y fotógrafos de prensa que de vez en cuando nos sorprenden con una composición muy currada.

Para este retrato lo tenía bastante fácil. En el ponente quería resaltar dos rasgos: su pasión por la historia, y su enraizaimiento con su tierra, o con su lugar de residencia, un pueblo manchego, concretamente Daimiel. El primer elemento me lo aporta el cuadro histórico que tenía en uno de los laterales, y el otro creo que también queda muy bien representado por la ventana color almagre. Me ha venido muy bien el poder sacar, aunque sea sólo un poquito, una parte del micrófono, pues eso también me aporta otra característica de esta persona y es su labor de docente, conferenciante y comunicador.

No busques en esta foto una composición tradicional, regla de los tercios, zona aurea, etc. Aunque si le das vueltas, seguro que encuentras alguna, pues con los números ya sabemos que se pueden hacer virguerías, pero este no era mi propósito. Todo lo contrario. Fíjate que incluso e incluido en mitad una columna, que aporta a la imagen cierto grado de inconsistencia. El espectador dice, ¿pero qué es esto?  . Y eso es una parte interesante de cualquier fotografía interrogar al espectador, no darle todo resuelto. Y el personaje principal abajo a la izquierda, en un piquito, y eso que es el elemento principal de la fotografía. No importa, un rostro humano tiene tanto peso visual, que estoy seguro que no pasará desapercibido. Será lo primero en lo que se fijará nuestro cerebro. Y encima lo pongo mirado hacia afuera. Puf, según todos los cánones la mirada debería dirigirse hacia el otro lado donde hay más aire, como suele decirse. Vaya pero resulta que así vuelvo a interrogar al espectador. ¿Qué está mirando? ¿Quizás al público que lo escucha?. Luego en la imagen también introduzco al público, sin necesidad de que aparezca.

Muchas vueltas para hacer un retrato ¿verdad? Pero esto es así. Nadie dijo que la fotografía fuera fácil, aunque algunos piensen lo contrario.

Perdonar si algunas veces se me olvida poner los datos Exif de la fotografía. Hoy me encontraba en la calle con un conocido que me insistía en que por favor, ponga siempre los datos de la toma. En cualquier caso estos siempre pueden consultarse si entráis en mi página de Flickr, donde dejo todas las imágenes https://www.flickr.com/photos/dedaimiel/ pues lamentablemente Facebook elimina todos los metadatos. De todas formas  aquí van:

Shutter Speed         1/45 s
F-Number              f/5.6
ISO                   ISO 2200
Exposure Bias Value   0.00 eV
Metering Mode         Spot
Flash                 Off, Did not fire
Focal Length          158 mm
Date/Time Original    08/11/2018 20:19:47

 

Somos lo que vemos – Diario fotográfico (7-11-2018)

Ático  de un edificio con una palmera

Suele decirse que somos lo que comemos, y eso puede ser cierto a nivel corporal, pero a nivel mental, yo diría más bien, que somos lo que vemos, o en un sentido más amplio lo que vivimos. Para un fotógrafo es aún más cierto que su vida es lo que ve, y más concretamente aquello en lo que ve una fotografía. Porque un fotógrafo ve fotográficamente incluso cuando no hace fotografías.

Incongruencias – Diario fotográfico. 6 de Noviembre de 2018

Lavabo averiado sin grifo

Esta mañana hacia esta foto en unos lavabos públicos de un organismo oficial, y me venia a la cabeza una de las enseñanzas de quién es para mi un gran fotógrafo y maestro de fotógrafos, aunque aquí en nuestro país no es muy conocido. Estoy hablando del americano Phil Douglis. Para este autor una foto expresiva tiene que contar con al menos uno de estos tres factores: abstracción, incongruencia y factor humano.

Hoy como se puede apreciar por la imagen, me voy a centrar en el segundo, La incongruencia. Citando a Douglis y traduciéndolo a si a bote pronto “La incongruencia podemos decir que consiste en presentar elementos que parecen estar en desacuerdo con su contexto y crear contrastes y yuxtaposiciones que estimulan tanto las emociones como la imaginación” y yo añadiría y a veces estimulando el sentido del humor.

Se dice que el ser humano es el único ser vivo con sentido del humor. Yo no estoy muy seguro de ello, pienso que es sobre todo el único ser vivo incongruente, o capaz de llevar a cabo incongruencias.

Casi no tengo tiempo – Diario fotográfico (5/11/2018)

 

Un reloj dentro de un frigorífico

Casi no tengo tiempo – Diario fotográfico (5/11/2018)

Casi no tengo tiempo
Es cuestión de tiempo
No tengo tiempo que perder
Es un hombre de su tiempo
Cosa de otros tiempos
Estaré allí a tiempo
Los tiempos que corren
Con el paso del tiempo
No me da tiempo
Todo el tiempo que quieras
A través del tiempo
Has perdido la noción del tiempo
El tiempo es relativo
La realidad espacio-tiempo
Retrocediendo en el tiempo

¿El tiempo?

PostEnfoque en la LUMIX GH5

Hace algunos días dedicaba otra entrada a la  Panasonic Lumix GH5. Y ya decía como esta cámara es especialmente apreciada por los aficionados al cine y vídeo en general, pues en ese apartado tienes una serie de opciones inigualables actualmente incluso por cámaras profesionales.También decía en mi vídeo que el elevado precio de esta cámara, sin espejo, y de formato micro 4/3, estaba sólo justificado por las cualidades demostradas en el apartado de vídeo. Pero siendo justos también hay que resaltar algunas de las características como cámara fotográfica, en las que aprovechando la ventaja de no tener espejo, y por lo tanto tener unas velocidades de obturación impensables en una DSLR , le permiten hacer cosas como las que hoy muestro en este video: el postenfoque.

Y que es el postenfoque, pues ni más ni menos que la posibilidad de seleccionar el punto de enfoque y la profundidad de campo de una imagen una vez realizada. Si has oído bien. Primero disparas y luego decides que zonas son las que quieres que aparezcan nítidas o desenfocadas.

Y cómo se consigue esto pues gracias al modo 6k de esta cámara, en el cual no realiza una única foto al pulsar el obturador sino 30, cada uno con enfoque en un plano diferente, lo que le permite después realizar un apilamiento de imágenes en cámara para elegir, como decía, el punto de enfoque y la profundidad de campo deseada. Vamos casi como un milagro.

Una de las imágenes con el postenfoque de la Lumix GH5