Mi viaje, de esta mañana. Reflexión nº 2

…la palabra más adecuada para designar (provisionalmente) la atracción que determinadas fotos ejercen sobre mí era aventura… Sin aventura no hay foto
Roland Barthes (La cámara lúcida)
Foto de un paisaje desde la ventana del tren.

Título: Mi viaje de esta mañana.

En realidad, en esta ocasión no hay una reflexión, si no dos. Una, la cita de Roland Barthes, que he extraido de su obra “La Cámara Lucida”, y la otra, y no menos importante, que consistiría en plantearse porque la mayoría de los mejores libros y ensayos sobre fotografía han sido escritos por NO fotógrafos.

Para ilustrar este pensamiento, pongo esta instantánea realizada desde el tren, pues siempre los viajes se han asociado con la aventura.

Una más del Arrecife de Las Sirenas

Arrecife de Las Sirenas (Cabo de Gata)

Arrecife de Las Sirenas (Cabo de Gata)

Es la segunda vez que paso por el Arrecife de Las Sirenas (Cabo de Gata), y tampoco hoy tengo las condiciones de luz, y atmosféricas que me gustaría. Si espero a que el Sol caiga algo más tendré una luz más interesante, pero no sé si me va a convencer de todas formas. Así que decido jugar con lo que hay, y tomar un par de fotos.

No quiero realizar el tan trillado efecto seda en el agua y ni siquiera aprovechar el reflejo de las nubes en el agua, que por cierto hoy son más bien escasas. Prefiero, justo al contrario, resaltar una de las cosas que más me ha impresionado, y que es la limpieza y transparencia del agua, así que pongo el filtro polarizador para evitar reflejos en lo posible. Pero al hacerlo se me ocurre que porque no usar en su lugar un filtro de densidad neutra variable, pues al fin y al cabo estos filtros son en realidad dos filtros polarizadores circulares. Este filtro es cierto que puede provocar resultados algo imprevisibles dependiendo de la dirección de la luz, mucho más marcados cuando es perpendicular al plano focal, y de lo angular que sea el objetivo y la apertura de diafragma. Pero a veces se consiguen efectos bastante dramáticos, que es lo que me sugiere también este entorno.

En el procesado realizo sólo retoques a nivel general, nunca parciales, no tengo nada en contra de ellos, pero siempre que puedo procuro evitarlos. Claro que un tratamiento de curvas, que es básicamente lo que le he realizado no sé cómo podría calificarse, en cualquier caso le he levantado algunas sombras, ajuste de altas luces, le he subido la intensidad de color (vibrance), y para finalizar le he aplicado una más que generosa máscara de enfoque.

Todo ello, realmente para obtener una imagen lo más parecida posible a lo que vi, o a lo que sentí, cuando vi este paisaje, y que desde luego no tiene nada que ver con el revelado jpg que por defecto me da la cámara en la pantalla.

Al final una más de la miles de fotos que se han hecho sobre esta bella localización. Pero bueno, esta es la mía. En otro futuro viaje a Cabo de Gata, espero tener unas condiciones más apropiadas, pues en esta ocasión creo que no podré volver a pasarme por aquí.

Lineas verticales o ejes en la composición.

Columna de Trajano, y Iglesia Santo Nombre de María (Roma 2011)

Columna de Trajano, y Iglesia Santo Nombre de María (Roma 2011)

Como casi siempre utilizaré una de mis imágenes para hablar sobre un tema fotográfico, en este caso hablaré de las líneas verticales, o ejes, en la fotografía.
La imagen que en esta ocasión he seleccionado es esta  que pongo en la portada, con la que me encontré hace unos días repasando mi archivo fotográfico. Se trata de una foto realizada en Roma el año 2011 en el que puede verse en el centro la Columna de Trajano, flanqueada por un par más de columnas, de las ruinas de propio Foro de Trajano y teniendo como fondo la iglesia del Santo Nombre de María.

Si pruebas a poner líneas verticales en tus fotos, verás que estas suelen llevarse todo el protagonismo
Es bien conocida la importancia de los ejes verticales en la composición. Según algunos estudios, esa gran importancia, se debe a que la simetría humana es vertical, y al hecho de que refuerzan algo muy innato en el hombre que es la fuerza de la gravedad, que va de arriba hacia abajo. De hecho,  si pruebas a poner líneas verticales en tus fotos, verás que estas suelen llevarse todo el protagonismo, y que con mucha frecuencia tenemos que jugar con otros elementos para equilibrar la imagen.

El incluir elementos horizontales en la base le da estabilidad a la composición
En este caso he jugado con tres ejes verticales, o cuatro, si tenemos en cuenta la torre de la iglesia, aunque ese lo percibimos más bien como un fondo, formando parte del eje horizontal que forman los edificios del segundo plano. Y aquí hay un primer concepto importante que me gustaría destacar. El incluir elementos horizontales en la base le da estabilidad a la composición, las columnas en este caso, da así una apariencia de mucha más solidez que si no estuvieran los edificios del fondo.

Las formas verticales, por lo general, se llevan mejor con un formato vertical, pero esto no siempre es así…
Las formas verticales, por lo general, se llevan mejor con un formato vertical, pero esto no siempre es así, y como puedes ver yo he utilizado un formato horizontal. Esto es así porque cuando tenemos varias líneas verticales paralelas el formato horizontal puede ser más adecuado. Y más adelante te explico como he transformado la imagen en la edición para conseguir que esto sea así.

Aunque este no es el tema de la entrada, también podemos hablar del ritmo. Como ves con las líneas verticales de esta imagen se ha creado un ritmo, el cual da extensión a la fotografía, puede pensarse que hay más columnas por la izquierda, y que también estas continúan por la derecha de la imagen. A dar esta amplitud también colabora, claro está, el hecho de que el formato sea horizontal.

Como ahora no viene al caso, paso de evaluar el hecho del equilibrio de la imagen, y de los pesos visuales de los diferentes elementos que aparecen, que son por cierto muy interesantes, pero que en todo caso analizaría en otra entrada del blog.

Otro aspecto a tener en cuenta cuando incluyamos ejes verticales es que el espectador tiende a compararlos con los lados de la imagen
Otro aspecto a tener en cuenta cuando incluyamos ejes verticales es que el espectador tiende a compararlos con los lados de la imagen, y que no los percibimos como totalmente verticales sin estos elementos no son paralelos entre sí, causando una mala sensación sobre todo cuando están situados muy cercanos a los bordes de la imagen.

Bien ahora os pongo la imagen original y explico los cambios que he realizado, aunque creo que son bastante evidentes.

Columna de Trajano. Imagen original, sin procesado ni edición.

Columna de Trajano. Imagen original, sin procesado ni edición.

El primero, es que he pasado la imagen a blanco y negro, sin hacerle nada especial pues la imagen tenía un histograma perfecto, y no quise retocarle nada más. Eso sí le puso un pequeño filtro de ruido, que ya tengo personalizado, para darle más el aire de una foto química y quitarle ese aspecto digital que no me gusta nada, sobre todo en las fotos en blanco y negro. Este paso a blanco y negro está más que justificado por el hecho de que en este caso el color no aporta nada a la imagen, y si acaso lo que hace es distraernos, y no dejarnos ver lo más importante, la distribución de luces y volúmenes, y en definitiva la composición.

Y lo que más afecta a la imagen, es que le apliqué una corrección geométrica vertical, algo que no hubiera sido necesario de tener un objetivo descentrable (800 euros tienen la culpa), pero que puede solucionarse, al menos parcialmente con la edición. Y porque digo que esto es lo que más afecta a la imagen, porque la composición cambia totalmente, ahora no tenemos tres ejes verticales paralelos, que forman un frente y que tienen un ritmo. Tenemos “un todo”, tres o cuatro ejes, si incluimos la iglesia, con un punto de fuga común, que en este caso queda fuera de la imagen, por arriba, pero que tal y como digo vemos en cierto modo unidos por un origen o destino común. Hemos perdido el ritmo de la imagen, aunque evidentemente hemos ganado otras cosas, pero que en este caso no me interesaban. Ahora quizás hubiera estado más justificada una composición vertical. Y fíjate, tal y como te comentaba, lo horrible que queda esa inclinación producida por la perspectiva, sobre todo en la columna de la izquierda, al estar tan pegada al borde de la imagen.

Y por ahora creo que ya está bien por hoy, si acaso y para que no sea todo arquitectura y líneas, resaltar que  el punctum de la imagen, que diría Barthes, quizás esté en la paloma del primer plano de la izquierda, que por cierto influye bastante en el equilibrio de los pesos.

Nacimiento del Río Mundo

Ayer, aprovechando las buenas predicciones meteorológicas decidí volver a visitar, después de hace ya mucho tiempo, el Nacimiento del Río Mundo, en la provincia de Albacete, dentro del denominado Parque Natural de los Calares del Mundo y de La Sima. Aunque el nacimiento no está en su momento más espectacular, no deja de ser impresionante, y juegas con la ventaja de poder hacer fotos con mucha más tranquilidad debido a la poca afluencia de público. El día me sirvió también para experimentar con diferentes técnicas, objetivos y cachivaches, que tanto nos gustan a los fotógrafos y de los que ya iré hablando en entradas posteriores, con las conclusiones que he idos sacando de dichas pruebas. Por lo pronto sólo dejo algunas de las fotos realizadas, y como inicio, una casi abstracta, que nada tiene que ver con el resto pero que da a entender el carácter experimental que para mí tuvo el reportaje.

Imagen de la visita al nacimiento del rio Mundo (Diciembre-2016)

Ayer, aprovechando las buenas predicciones meteorológicas decidí  volver a visitar, después de hace ya mucho tiempo,  el Nacimiento del Río Mundo, en la provincia de Albacete, dentro del denominado Parque Natural de los Calares del Mundo y de La Sima.

Aunque el nacimiento no está en su momento más espectacular, no deja de ser impresionante, y juegas con la ventaja de poder hacer fotos con mucha más tranquilidad debido a la poca afluencia de público.

El día me sirvió también para experimentar con diferentes técnicas, objetivos y cachivaches, que tanto nos gustan a los fotógrafos y de los que ya iré hablando en entradas posteriores, con las conclusiones que he idos sacando de dichas pruebas.

Por lo pronto sólo dejo algunas de las fotos realizadas, y como inicio, una casi abstracta, que nada tiene que ver con el resto pero que da a entender el carácter experimental que para mí tuvo el reportaje.

Retrato de ciervo en Cazorla

Retratro de un ciervo en Cazorla

Retratro de un ciervo en Cazorla

Seguramente Cazorla es uno de los pocos sitios en los que puedes fotografíar ciervos, gamos, muflones, cabras hispanicas, jabalíes y zorros a esta distancia. Sólo os digo que este retrato lo
hice con un 200mm. Y la foto esta tal cual, sin recortes.

Mi viaje a La Habana (Agosto/2016)

Pulsa sobre la imagen para ver la galería completa

La noticia con la que hoy nos hemos levantado: El fallecimiento del líder Cubano Fidel Castro me ha servido de pretexto para editar algunas de las cientos de imágenes que este verano me traje de Cuba, y principalmente de la maravillosa ciudad de La Habana.

Y es que La Habana es realmente sorprendente. Pasear por sus calles es como estar en un sueño, y al mismo tiempo vivir la vida desde lo más profundo. Después de conocerla, no me extraña que esta ciudad haya sido fuente de inspiración para tantos artistas: músicos, escritores, pintores, cineastas. En sus calles se respira poesía por todos sitios.

… Pero lo más fascinante de La Habana son sus gentes, que al fin y al cabo son las que levantan ese paisaje humano tan característico, que da color y vida a lo que en principio es una ciudad urbanísticamente decrépita. Gente que día a día llena sus calles, en la mayoría de los casos, con la única pretensión de vivir un día más, de disfrutar un día más, de lo que para ellos es lo más importante: el ahora, el momento presente. Y de disfrutarlo sin prisas, a su ritmo, fumándose la vida puro a puro, día a día.

Aquí dejo algunas de las cientos de imágenes que capture.

Escenas de La Habana n.º 2 (Hija, madre y abuela)

Escenas de la Habana, n.2 hija, madere y abuela

… Pero lo más fascinante de La Habana son sus gentes, que al fin y al cabo son las que levantan ese paisaje humano tan característico, que da color y vida a lo que en principio es una ciudad urbanísticamente decrépita. Gente que día a día llena sus calles, en la mayoría de los casos, con la única pretensión de vivir un día más, de disfrutar un día más, de lo que para ellos es lo más importante: el ahora, el momento presente. Y de disfrutarlo sin prisas, a su ritmo, fumándose la vida puro a puro, día a día.

 

Escenas de La Habana, nº 1

Escenas de La Habana , nº 1

Escenas de La Habana , nº 1

La Habana es realmente sorprendente. Pasear por sus calles es como estar en un sueño, y al mismo tiempo vivir la vida desde lo más profundo. Después de conocerla, no me extraña que esta ciudad haya sido fuente de inspiración para tantos artistas: músicos, escritores, pintores, cineastas. Y es que en sus calles se respira poesía por todos sitios.