Desde mi ventana (esto no es una cianotipia)

Esto no es una cianotipia. Se trata de una foto con revelado químico convencional sobre papel fotográfico, a la que posteriormente le aplique un baño de viraje azul. Sin embargo existe alguna confusión en este sentido, y desde siempre hay quien las confundía con cianotipias, evidentemente por los tonos azulados, pero ya digo no tiene nada que ver. Me es difícil fechar la imagen pues no le puse fecha en el archivo de negativos, pero debe estar entre 1986/87. Uno de mis primeros experimentos de laboratorio con este tipo de procesos. El título de la foto deja claro donde la hice. Es curioso, y ya he hablado de ello en otra ocasión, la cantidad de fotos desde los orígenes de la fotografía que se han hecho desde la ventana de la residencia o estudio de los fotógrafos.

Múltiple exposición mediante algoritmo.

En algunas ocasiones ya he puesto imágenes con doble o triple exposición en cámara, técnica creativa, que ya se usaba con la fotografía analógica, anulando el avance de la película antes del siguiente disparo.

Pero en esta ocasión y aunque parezca lo mismo se trata de algo distinto. En la doble exposición en cámara en realidad obtienes dos momentos distintos, de uno o varios sujetos fotográficos, pero dos momentos distintos aunque sea por fracciones de segundo. En ese sentido me convencía más la doble exposición en el procesado pero jugando con diferentes fragmentos de la misma imagen. Es decir de un mismo momento.

Quería que esto fuera algo aleatorio, en la que mi intervención fuera lo menor posible, y me puse manos a la obra, trabajando en un algoritmo matemático que sustrajera partes de la imagen para luego superponerlas sobre ella misma con diferentes niveles de trasparencia. La intención inicial era crear una especie de imágenes cubistas, en las que podemos ver diferentes puntos de vista de un mismo sujeto al mismo tiempo.

Los resultados de esas imágenes tan geométricas no me convencían demasiado a nivel estético, pues aunque la sustracción de los fragmentos era muy sencillo, la forma de casarlos luego se complicaba bastante. Así que al final opte por una solución digamos más orgánica: La sustracción la hago en función de variaciones de color o tono en pixeles adyacentes y la posterior superposición en la imagen original es total, o casi totalmente aleatoria, pues en las matemáticas y la informática no hay nada totalmente aleatorio, pero el hecho es que dado unos parámetros, el resultado escapa de mi control, eso sí.

Ahora ya estoy dándole vueltas a por qué no dotar a ese proceso de cierta inteligencia artificial (IA) para que deseche aquellas imágenes que no cumplan algunas normas estéticas: regla de los tercios, principio de Pareto, etc. etc. y que vaya aprendiendo de sus propios errores. No se, creo que eso ya se me va un poco de las manos, pero por lo pronto estoy muy ilusionado con el proyecto.

Y bueno, entretanto aquí esta el primer resultado que me ha convencido un poco de todos los que he llevado a cabo, y que al menos a mi me transmite algo, a pesar de estar realizado, en parte, por un robot.

Cainotipia para la navidad (2020)

Para todos los que visitáis está página, mis mejores deseos para estas fechas tan entrañables que se aproximan, y que vuestra singladura durante el año 2021 este llena de bienaventuranzas.(Cianotipia sobre un rincón del Belen Navideño de este año bajo el el olivo de la Plaza de España de Daimiel)

Cianotipia de plantas sobre madera

Mi primer revelado de cianotipia sobre madera, concretamente madera de pino.
Es un proceso en el que estoy aprendiendo por mi mismo, lanzo hipótesis ¿y si…? las pruebo y extraigo conclusiones, y esto es muy satisfactorio pero te hace cometer muchos errores. Este es el primer revelado sobre madera que está algo decente. Antes de este he realizado 3 más que los he dado como totalmente fallidos. Tengo que seguir mejorando el procedimiento, pero ahora creo que voy por el buen camino.
En este caso coloque varias plantas sobre la madera previamente tratada y por supuesto después de aplicar el agente sensibilizador.
Seguiré haciendo pruebas sobre diversos materiales, especialmente sobre madera, pero ahora quiero también estudiar la posibilidad de incorporar otras posibilidades más creativas, que ya iré mostrando si me gustan los resultados.

Homenaje a Anna Atkins

Pluma de Cigüeña, cianotipia sobre papel Canson Torchon 270 gms

Aunque el invento de la cianotipia se lo debemos a  John Herschel, del que ya hablaré otro día, la primera persona que realmente saco provecho de este invento fue Anna Atkins, botánica británica, que es considerada la primera fotógrafa de la historia. Y es que Anna Atkins era muy amiga de Herschel, de forma que cuando este le mostró su descubrimiento, enseguida vio la idoneidad del mismo para su labor como científica. Utilizándolo para representar de una forma mucho más fidedigna que con los dibujos, las especies científicas, en especial la parte de la botánica a la que ella más se dedicaba: plantas, helechos, plantas en flor, algas

Anna Atkins – fuente:wikipedia derechos: Creative commons

En su obra no sólo podemos apreciar su pasión por la naturaleza, heredada posiblemente de su padre John George Children un reconocido químico, minerólogo y zoólogo, sino que va más allá de la mera divulgación científica, y al igual que otros biólogos como Karl Blossfeld hace gala de unas grandes inquietudes artísticas. Su cuidada disposición de las plantas, flores y helechos, sobre el fondo azul prusia de la cianotipia, crea estampas de una belleza sublime, a veces cerca de lo onírico y fantasmagórico.

Cianotipia de Atkins which, incluida en su libro, Photographs of British Algae: Cyanotype Impressions ( 1843). –

Fruto de su trabajo fueron varios libros de diversas especies científicas, con imagenes cianotípicas. Entre ellos cabe destacar «Photographs of British Algae» (fotografias de algas britámnicas), que hoy en día está considerado como el primer libro impreso e ilustrado con fotografías. No obstante, y como suele pasar, en la mayoría de las ocasiones, con la obra de grandes mujeres, tuvo que pasar más de un siglo para que su trabajo fuera reconocido.

En la foto que presento hoy, no parto como en las ocasiones anteriores, de un negativo fotográfico sobre acetato, sino que al igual que hacía Anna Atkins, he colocado el objeto, en esta ocasión la pluma de una cigüeña, directamente sobre el papel sensibilizado con las sales férricas. Esta podría decirse que es la forma más directa de realizar una fotografía, pues no interviene la cámara fotográfica, no se usan negativos intermedios, ni sensores electrónicos, es el propio objeto el que al interponerse a los rayos de Sol o lámpara ultravioleta proyecta directamente su sombra sobre el papel. El resultado, excepto por el azul de la cianotipia, nos recuerda evidentemente a los rayogramas de Man Ray aunque su trabajo es muy posterior al descubrimiento de la técnica cianotípica.

En el caso de la obra que hoy os presento prima evidentemente por encima del valor taxonómico, la pretensión artística o poética de la misma e incluso esto último quizás sea algo pretencioso, pues es la tercera cianotipia que realizo y el objetivo principal más que nada es el aprendizaje de esta técnica.