Flamencos en clave alta

Flamencos en clave alta

Si siempre aplicamos el mismo procedimiento, siempre obtendremos los mismos resultados”. Esto es una frase, en parte de cosecha propia, aunque  adaptando una famosa máxima de Einstein, y que creo que puede ser muy útil en fotografía, y sobre todo en fotografía creativa.

Hay cierta tendencia, incluso para los que sólo utilizamos los modos manuales de la cámara, a intentar que la iluminación de la escena se ajuste a lo que indica el fotómetro. Y a lo sumo, hacer una ligera compensación  para aclarar algunas sombras o evitar que se revienten algunas luces. Pero el fotógrafo tiene que ser capaz de ver mucho más allá de lo que le indica el fotómetro, con esa insistente persistencia mecánica de ajustar toda la escena a un  18% de gris.

La lectura correcta para captar esta escena  con flamencos en la laguna de Navaseca era de 1/400s para un diafragma 6,3. Pero con eso hubiera obtenido la foto que les gusta a los diseñadores de cámaras. Decidí por lo tanto disparar a 1/100s, sin cambiar el diafragma, que me parecía adecuado para obtener la profundidad de campo que necesitaba.

De esta forma, y con un valor de exposición, o EV, cuatro veces por encima de lo que indicaba el fotómetro, es decir 16 veces más de luz, consigo una imagen de las denominadas fotográficamente “en clave alta”, o sea, en la que hay un claro dominio de los blancos sobre los negros y tonos medios, que creo, que es mucho más sugerente, o al menos muy distinta del tipo de imagen al que estamos acostumbrados.

Ahora, algunos comentarios técnicos y artísticos sobre la imagen:

Puede observarse que incluso con un f 6,3 los flamencos más alejados están ligeramente desenfocados, esto es debido a que estoy utilizando una focal de 500mm, pero ese desenfoque es algo buscado adrede para dar profundidad a una escena muy plana, con ausencia de fondo. Podía haber utilizado diafragmas más cerrados para obtener un enfoque más amplio en toda la escena, incluso sin cambiar la velocidad, tirando de ISO, pues la foto esta con un ISO 100, pero cómo digo no era eso lo que pretendía.

A nivel compositivo la imagen tiene cosas que me gustan y cosas que no. En fotografía de naturaleza tienes  que adaptarte a lo que hay, y aunque puedes jugar con las ópticas, o con el punto de vista dentro de ciertos límites, no siempre es posible conseguir lo que quieres. Los flamencos no puedes cogerlos por la cabeza y colocarlos exactamente donde tu quisieras como una bolsa de patatas en un anuncio publicitario.

Me gusta, aunque tengo que confesar que en el momento de disparar no lo aprecié, que sean los flamencos de los lados los que están más enfocados y por lo tanto los que producen mayor atracción visual. Esto creo que dan gran dinamismo a la imagen, pues nuestra vista no para de moverse entre el flamenco del centro, donde además está el vértice del triángulo formado por el resto, y los flamencos de los extremos. En un primer momento  la mirada del espectador se dirige  al centro,  pero pronto descubre que ese no puede ser el objeto principal de la escena, ¡esta desenfocado!  Y por lo tanto busca el mensaje en otro sitio, ¿a la derecha? ¿a la izquierda?

También me gusta la sensación de espacio conseguida, que hace que el espectador se vea envuelto en la escena, entre los flamencos, ya que no hay ninguna referencia cercana, sólo los flamencos y agua, o más bien nada, alrededor.

Pero como digo, hay cosas que no me gustan. Ojala y el flamenco de la izquierda hubiera estado situado algo más bajo para acentuar la simetría de la escena, y ya puestos mirando hacia la izquierda. Pero al final tienes que admitir que estamos jugando con el atractivo de las imperfecciones de la naturaleza.

¿Y qué es lo que vemos? Pues eso, un grupo de flamencos perdidos en la nada. Y una serie de interrogantes, algo que siempre debe producirnos una buena fotografía: preguntas. ¿Por qué no hay fondo? ¿Dónde están los flamencos? ¿Qué pretende el autor descontextualizando el objeto principal?. Y por supuesto:  ¿Qué sensaciones transmite la imagen? Aislamiento, soledad, misterio,…   Pero aquí hay que dejar el terreno abierto a la subjetividad, y la forma de ver de cada uno en base a sus vivencias, su formación visual, y en suma, su bagaje personal.

Para lo más técnicos, y como ya sabéis, me gusta dentro de lo posible documentar mis fotografías, y aquí dejo una captura del histograma de esta imagen. Como puede apreciarse, un histograma nada convencional, con una gran columna a la derecha, donde se concentran todos los valores claros de la imagen, y unos pocos valores de tonos medios pero repartidos a lo largo de todo el eje horizontal, sin llegar a tocar, eso si, la zona de los negros profundos. Pero como puede apreciarse no hay recortes, ni siquiera en la zona de luces, por lo que podríamos decir que el histograma dentro de su “anormalidad”, es bastante correcto.

Histograma de la imagen Flamencos en la niebla

Histograma de la imagen Flamencos en la niebla

 

 

 

Dejar un comentario