Fui por las grullas y me quede por… los cielos. (III)

Puesta de Sol en la Dehesa de Zacatena (Daimiel)

Puesta de Sol en la Dehesa de Zacatena (Daimiel)

Pocos minutos después el cielo se tiño por completo de ese rojo fuego intenso. Para entonces el alegre gruir de las grullas había desaparecido y parecía que el Sol fuera a arrasar todo rastro de vida.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: