Reinventarse una vez más.

Esta flor de almendro captada esta tarde, y que es la primera que fotografío este año; puede ser, en cuanto a lo que significa de resurgir, y volver a reinventarse, una magnífica metáfora con el proceso interno que he estado viviendo durante algún tiempo, y durante el que decidí no hacer fotos, o mejor dicho no crear imágenes, hasta saber cómo dar un nuevo enfoque a mi visión fotográfica. No la he abandonado del todo, claro que no, he continuado leyendo mucho sobre fotografía, y viendo fotografías de aquellos que considero grandes maestros, los grandes clásicos de siempre, y cuyas imágenes siempre me han resultado muy inspiradoras. Aunque las vea una y otra vez siempre aprendo algo nuevo de sus obras. Y fruto de ello he encontrado el nuevo camino, basado en  nuevos proyectos que ya tengo en mente, y que espero ir desarrollando en los venideros días, que diría Cervantes, aunque más bien serán meses o años.

Naturalmente que no voy a abandonar la fotografía de naturaleza, y más concretamente la fotografía paisajística, que tanto me llena, y tan buenos ratos me ha proporcionado, pero esta ocupará un lugar más secundario, o estará supeditada a las nuevas reglas que me impondré en base a esos nuevos proyectos que quiero desarrollar.

Al final de cada imagen, en Flickr, incluyo los datos técnicos de la toma, y tan sólo indicar que no se ha usado ningún tipo de iluminación artificial, y que utilice el tele de Sigma 50-500 , a una focal  de500 mm (750 equiv.),de ahí el gran desenfoque del fondo. Por cierto disparado a pulso. Y con esa focal y a 1/60s, ya comprenderéis que a la edad que vamos teniendo tiene su mérito :-)).  Y en cuanto al procesado, el único retoque efectuado ha sido el revelado básico con ajuste de niveles y recorte para cuadrar la composición.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.