Google y las nubes

Google y las nubes 11

Por una cuestión azarosa estoy consultando en Google la palabra nube, y descubro que para encontrar una definición, o entrada que se ajuste a la palabra nube, como fenómeno atmosférico, tengo que irme más allá de la entrada 50. Las anteriores, todas hacen referencia a los servicios informáticos de datos en  “la nube”. ¿Cómo es posible?  Si Google refleja de algún modo las preferencias, preocupaciones, etc. del ser humano, resulta que las nubes son algo por lo que no tenemos demasiada predilección, algo que no consultamos, imágenes que no nos interesan.

Me invade un cierto pánico, y me asomo por la ventana para comprobar que siguen existiendo. Afortunadamente es una tarde de nubes, al igual que la de estos últimos días.

Como si hubieran adivinado mi preocupación, mi mujer y mi hija me proponen salir a dar una vuelta y hacer algunas fotos, pues han observado que hay nubes muy bonitas en el cielo. ¡Vaya, la gente aún mira hacia el cielo para ver las nubes!, ¡que susto!. No puedo negarme, un plan genial para un viernes por la tarde, y allá que vamos a aprovechar lo poco que queda de luz solar para hacer fotos de nubes.

Disfruto como un loco, como alguien que estuviera viendo las nubes no sé si por primera, o por última vez, y no es para menos, pues hay nubes de todas las formas y colores. Si te quedas mirando detenidamente, sus insinuantes formas, te hacen imaginar cualquier cosa, te transportan a otro lugar.

A pesar de salir un poco tarde, los días son ya más largos, y nos da tiempo a hacer varias decenas de fotos. En las últimas aparecen unos tonos rojo sangre, casi imposibles, una belleza difícil de explicar, ni con una imagen ni con mil palabras, pero por si valen de algo aquí dejo algunas de las fotos que más me gustan. Las etiqueto con el hashtag “nubes”, y aunque jamás, jamás, indico a la gente que pulsen sobre el “me gusta”, en este caso estoy casi tentado a hacerlo, para que Google lo vea, y se entere que a los humanos nos gustan las nubes. Las de verdad.

 

En el camino –

Un gato de ojos grandes

mira las nubes.