Caserío y encina a la luz de la Luna

Caserío y Encina a la luz de la Luna

Caserío y Encina a la luz de la Luna

Ya he explicado en muchas ocasiones el uso de filtros neutros degradados, es decir filtros que oscurecen parte de la imagen, si alterar sus valores tonales, para de esta forma compensar luces, en aquellos casos en los que hay una gran diferencia de iluminación entre partes de la misma.

Lo cierto es que estos filtros de cámara, al contrario que los filtros para flash, no suelen usarse demasiado en fotografía nocturna, o yo al menos no lo he hecho.

Y por qué lo hice en esta ocasión, pues te lo explico en seguida. Se trata de una escena nocturna iluminada solamente con la Luna llena. El caserío con sus paredes encaladas del fondo producía un gran resplandor, por lo que en esa zona necesitaba mucha menos exposición que en el árbol del primer plano, en el que quería sacar algo de textura, para que no fuera simplemente una silueta. Por supuesto, que podría haber iluminado el árbol con algún tipo de iluminación artificial, pero me gusta, siempre que puedo, utilizar solamente fuentes de  luz natural, sobre todo si lo que hago es  fotografía de naturaleza. Y que conste que tengo muchos amigos, a los que admiro, aficionados al ahora tan de moda denominado, light-painting que hacen auténticas maravillas.

Bueno, pues el caso es, que se me ocurrió utilizar un filtro degradado, pero colocándolo claro está, al contrario de cómo suele hacerse habitualmente, es decir la parte oscura en la zona de abajo, para de esta forma hacer que el árbol recibiera, en el mismo tiempo de exposición, más luz que el resto de la escena.

He meditado sobre la posibilidad de aprovechar algún otro tipo de filtros, que habrán nuevas posibilidades en estas condiciones de luz, aunque hay algunos que supongo que no tienen mucho sentido usar, como el polarizador, pues como ya digo, la iluminación viene dada exclusivamente  por el reflejo de la Luna, y por lo tanto se trata ya de una luz polarizada. Quizás por eso, esa extraña apariencia que tiene estas fotos de iluminación lunar.

A la imagen le apliqué un procesado en blanco y negro, principalmente porque así es como la vi desde un principio. Me cuesta mucho ver en color las imágenes nocturnas, siempre pienso en ellas como un conjunto de luces y sombras a las que mentalmente me cuesta ponerles color. En este caso por ejemplo, al reducir a grises el primer plano del  suelo, se aumenta la sensación de que la sombra de la encina es como un reflejo del propio árbol, efecto reforzado por la simetría de la imagen, en la que el caserío marca el eje de simetría horizontal.

Para la toma, tal como aparece en los datos EXIF, utilice un objetivo SamYang 8mm que contribuye a aumentar la sensación de espacio, y fíjate, que al contrario de lo suele decirse, no tiene porque deformar la perspectiva, eso es algo que depende de la colocación de los ejes y de la aproximación al objeto fotografiado, pero eso ya lo trataré más despacio en otra entrada.

Model                 PENTAX K-5 II s
Shutter Speed         73 s
F-Number              f/8
ISO                   ISO 100
Focal Length         8 mm

Fotos esféricas, pequeños planetas, equirectangulares….

Daimiel esférico

Daimiel esférico

En la versión digital del diario “El Mundo” de hoy aparece una sección titulada “ciudades en 360” que nos muestra vistas de ciudades en un formato  que también se conoce como “Pequeños planetas”, con la novedad de que estas parecen estar hechas desde un punto de vista muy elevado, quizás desde un dron o un globo aerostático, este es el enlace.

Las imágenes son muy espectaculares, aunque realmente creo que siendo un poco estrictos no son realmente imágenes 360, sino que utilizando imágenes aéreas se las ha manipulado para darle el formato de “pequeños planetas”. Técnicamente hablando las imágenes 360 serían la proyección polar de una vista equirectangular. ¿Y qué es eso ? pues voy a tratar de explicarlo.

Primero veamos que es una “vista equirectangular”: Cuando se va  a realizar una foto inmersiva, también llamadas en 360. Ya sabes, esas imágenes por las que puedes desplazarte hacia todos los lados e incluso hacer zoom, tipo el street view de Google Maps, lo primero que tenemos que crear es una imagen panorámica de las que hoy podemos hacer incluso con un móvil, pero que de la vuelta por completo a toda la escena, es decir que tenga 360 grados, y también el cenit y el nadir, es decir el cielo y el suelo. Todas esas imágenes cuando están unidas, o cosidas forman la vista equirectangular. Aquí tienes un ejemplo de una foto inmersiva que hice de la Iglesia de San Pedro Apostol, de Daimiel. Esta sería la imagen equirectangular:

Vista equirectangular de San Pedro

Vista equirectangular de San Pedro

Pues bien, la imagen polar de esta, consistiría en algo así como cogerla de los dos extremos y retorcerla hasta que estos se unieran. Quedando algo como esto:

Proyección polar de la vista equirectangular

Proyección polar de la vista equirectangular

Y esto sí que sería una imagen polar o “pequeño planeta” auténtico. Y tanto con la anterior, como con esta, y con un software adecuado, podríamos verla como una foto inmersiva o 3d. Aquí está el resultado.

El montaje que pongo al principio de esta entrada es una simulación, totalmente falsa, de un pequeño planeta de Daimiel, en el que aparecen algunos de sus lugares más emblemáticos, pero que evidentemente y como digo es un montaje con la apariencia de una foto en 360.

Para quien no haya oído hablar nunca de esto, es posible que todo le suene un poco a chino, pero en próximas ocasiones, y aprovechando otras imágenes que realice de este tipo, iré desgranando cada uno de las fases que hay que realizar para conseguir este tipo de resultados, de forma controlada, claro está, que otra opción es utilizar las aplicaciones que producen estos efectos pulsando un botón.

Inaugurada la exposición “Me das la vida”, de María José Alises

Foto de la presentación

Foto de la presentación

En esta exposición que puede visitarse hasta  el 15 de enero (ver detalles ). María José Alises nos muestra de una forma sincera y sin tapujos su forma de entender la vida y como expresarlo a través del arte. En la exposición podemos ver obras con grafíto, lapices de colores, oleos, acrílicos, etc. y hasta un para de esculturas en bronce. Ella misma resume muy bien el contenido de la exposición en el tríptico de presentación:

“Me arriesgue y ahora estoy presentando una exposición co mis pequeñas  ideas. Sin frivolidades, ni artificios o conceptualismos rebuscados, vistas naturales de unos ojos despejados y llenos de vida de un mundo donde cada vez hace falta más luz.”

Foto de uno de las obras de la exposición

Foto de uno de las obras de la exposición