Mi móvil hace mejores fotos que la réflex.

Contemplando el paisaje. (foto final después del procesado, ajustando el histograma)

Contemplando el paisaje. (foto final después del procesado, ajustando el histograma)

Mientras ayer, ya al caer la tarde, hacía esta foto, recordaba la frustración que hace poco me comentaba un amigo haber experimentado, después de comprarse una cámara réflex. Me decía, que había comprobado que incluso  con el móvil, obtiene  mejores fotos, que con aquella. Y quizás no le falte razón, es posible que para el tipo de fotos que realiza, y el uso que les va a dar, el móvil le sea una mejor opción.

Sacar provecho de las ventajas de una cámara réflex o una cámara avanzada, hablando en términos más generales, supone tener unos conocimientos técnicos mínimos…
Sacar provecho de las ventajas de  una cámara réflex o una cámara avanzada, hablando en términos más generales, supone tener unos conocimientos técnicos mínimos, sin los cuales, para lo único que nos servirá es para hacer musculo, al tener que ir siempre cargado con algo que acabaremos viendo como un ladrillo. A parte de que toda imagen realizada con una cámara avanzada, y sobre todo disparando en raw, otra de las ventajas de estas cámaras, aunque hay compactas y móviles que ya tienen esta opción, necesita de un procesado, o revelado posterior. ¡Mas trabajo!, .Sí, así es, nadie dijo que fuera fácil.

Toda escena tiene unos valores de luces que van del punto más iluminado al más oscuro, y los sensores de las cámaras tienen una capacidad determinada para captar esos valores.
Esta foto que hice ayer, al atardecer, por supuesto disparando en raw, hubiera salido a la primera, con unos valores de luz adecuados, con una cámara compacta o un móvil disparando en JPG, y ¿por qué?. Pues porque estos dispositivos disponen de un software que ajusta los valores tonales de la imagen para que se distribuyan adecuadamente a lo largo de todo el histograma ¡vaya parrafada! Lo explico muy brevemente para los neófitos, a riesgo de ser un poco impreciso: Toda escena tiene unos valores de luces que van del punto más iluminado al más oscuro, y los sensores de las cámaras tienen una capacidad determinada para captar esos valores. Si la escena es muy contrastada, es decir hay mucha diferencia entre las altas luces y las sombras profundas, la cámara no puede captarlos todos, y entonces hay que decidir. Pero sin la escena no es muy contrastada, la cosa es más fácil, ya que podemos distribuir todos esos valores de luz entre los diferentes valores que nuestra cámara es capaz de captar.

Por otro lado habría  que aclarar que es el histograma. Pues bien el histograma  no es otra cosa que un diagrama, en el que se muestra la distribución de los pixeles de una imagen según su luminosidad. Este es el histograma para la foto, tal cual la realizó la cámara, antes de ningún ajuste:

Histograma inicial antes del procesado

Histograma inicial antes del procesado

Y esta es la imagen correspondiente a ese histograma, antes del procesado:

Resultado del disparo en Raw antes del procesado (lectura de luz matricial)

Resultado del disparo en Raw antes del procesado (lectura de luz matricial)

Las cámaras de uso genérico, menos avanzadas, juegan con el histograma para presentarnos los resultados de nuestras fotos de forma que todos los tonos estén distribuidos idealmente a lo largo de las coordenadas del mismo.

Las cámaras de uso genérico, menos avanzadas, juegan con el histograma para presentarnos los resultados de nuestras fotos de forma que todos los tonos estén distribuidos idealmente a lo largo de las coordenadas del mismo.
Y el caso es, que en una situación ideal, y para sacarle todo el provecho al sensor, lo ideal sería que los tonos estuvieran distribuidos realmente a lo largo de todo el histograma. En el histograma anterior, como veis hay una parte la de las luces (whites) que no estamos aprovechando, que por cierto en fotografía digital es donde se recoge la mayor parte de la información, pero olvidarlo por ahora, “eso es otro cantar”.

Pues bien si esta misma foto la hacemos  disparando en JPG, con un móvil o una compacta, obtendré con toda seguridad un histograma perfectamente distribuido, porque el software de la cámara va a hacer esa labor por mí. Otra cosa es, que eso sea lo que yo quiero, o lo que se ajuste a la realidad.

Así pues, en cierto modo mi amigo tiene razón, en la mayoría de las ocasiones su móvil obtiene mejores fotos que la réflex, y con sólo apretar el botón. Pero claro,  aparte de la mayor versatilidad, prestaciones, etc. etc.,  hay que valorar, por un lado aquellas otras situaciones donde eso no es así, donde las condiciones no son las ideales, y donde una  cámara avanzada te ofrece alternativas. A parte de poder ser tú el que, con muchas más opciones, puedas decidir el resultado final.

Después de procesar la imagen, moviendo el histograma para cubrir la zona de las luces y ajustando los tonos medios, levantar algo las sombras, y un pequeño mapeo de tonos, se obtiene este otro histograma, que es el que corresponde a la imagen final, que puse al principio de esta entrada, y que como veis tiene una “mejor distribución” de los valores tonales a lo largo de todo el eje de abscisas. Decepcionante, ¿verdad? Todo esto, para obtener lo que el móvil me hace a la primera, sin tanto trabajo.

Histograma después del procesado

Histograma después del procesado