Fotografiamos con todo lo que somos.

Fotografiamos con todo lo que somos.

Un fotógrafo no hace fotos solo con su cámara, las hace con los libros que ha leído, las películas que ha visto, los viajes que ha hecho, la música que ha escuchado y las personas que ha amadoAnsel Adams

Cuando llevas dentro el gusanillo de la fotografía, casi constantemente y por todas partes vas viendo encuadres interesantes, luces increíbles, nuevas composiciones. Es algo que no puedes quitar de tu vida cotidiana, desde que sales de casa por la mañana hasta que te acuestas. Todos los lugares por los que pasas tienen algo que ofrecer. A veces te recuerdan composiciones que ya has visto en otros fotógrafos, otras veces parecen ser totalmente originales, aunque quizás sólo eso, solo lo parecen. Pero en cualquier caso te hacen ver que estas vivo, que estas interpretando el mundo a tu manera, en base a una serie de capas que has ido forjando en tu mente. Las influencias pueden venir de muchos sitios, libros, películas, obras de arte…, que al final es lo que  realmente forma a los grandes fotógrafos, mas halla de las cuestiones técnicas.

En la imagen que pongo como entrada, tomada ayer al atardecer, mientras realizaba una caminata familiar, no puede dejar de pasar esas estupendas condiciones de luz sin realizar una foto. Las improvisadas, o mas bien, sufridoras modelos, estaban avisadas. No es un robado. Pues tuvieron que situarse en la zona en la que daban los últimos rayos de Sol, y de forma que no fueran tapadas por ninguna de las ramas que hay en el primer plano y que me sirven para encuadrar la imagen, dando sensación de una foto improvisada.

Paseo por Navaseca

Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis)

Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis)

Un paseo por Navaseca (el 28 de Marzo de 2017)

Aunque ya se me ha hecho un poco tarde, son casi las 18:30, aprovechando la luz extra que supone el cambio horario, decido ir a dar una vuelta por Navaseca, para comprobar si se nota mucho la llegada de la primavera, a la población de aves de este entorno.

Antes de llegar, desde el camino “del nuevo” por el que me acerco al humedal, me doy cuenta de la gran cantidad de aves que revolotean alrededor, ¡que gozada!, aquí no se ven campanas de contaminación, como en los grandes núcleos urbanos, sino de aves. Observo que son mucho más numerosas que en los días de atrás, sobre todo las bandadas de gaviotas reidoras. Y eso que aún es pronto para que hayan regresado de su periplo diario a los vertederos donde buscan alimento. Es como si siguieran tomando como referencia la hora del reloj, en lugar de la hora solar, que es lo que cabría esperar.

Enseguida veo un grupo de zampullines cuellinegros (Podiceps nigricollis) que destacan sobremanera quizás debido ya a la luz baja del Sol que les pega de frente, con ese ojo rojo, que casi parece artificial, y el abanico de plumas en la zona auricular.

Hago alguna que otra foto, como testimonio de la fauna tan variada que pueden verse en un entorno tan reducido. Al hacer estas fotos me llama la atención la quietud de una garcilla bueyera (Bubulcus ibis) posada sobre un tronco por el centro de la charca, mientras gran cantidad de gaviotas revolotean a su alrededor y se posan a su lado, en el mismo tronco para abandonarlo en escasos segundos.

Desde el observatorio cercano a la depuradora, veo también varias malvasías cabeciblancas (Oxiura leucocephala), y claro, no puedo evitar fotografiarlas, son unas de mis especies predilectas, y a las que no es fácil de fotografiar en condiciones, sino tienes una luz muy apropiada, debido principalmente a la diferencia de tonos que la caracteriza: cabeza blanca, cuello negro, un pico azulado de tonos medios…

Por cierto, que salvo las habituales cigüeñuelas no he visto ninguna otra limícola, quizás sea aún pronto, o quizás se me han pasado. Igual que me ocurrió con un par de tarros blancos (Tardona tardona) que hasta que no vi en casa las fotos, y repito, debido a la gran cantidad de aves que se agolpaban en tan poco espacio, ni siquiera me había dado cuenta de su presencia.

Estamos en una época del año que los cambios en la flora y la fauna son rápidos y espectaculares.

 

En el tablar
se sumerge hambriento
el zampullín.

 

Flamencos en Navaseca

Flamencos en Navaseca

Malvasia cabeciblanca (Oxiura leucocephala)

Malvasia cabeciblanca (Oxiura leucocephala)

Garcilla bueyera (Bubulcus ibis) entre gaviotas.

Garcilla bueyera (Bubulcus ibis) entre gaviotas.

Tarros blancos (Tardona tardona) entre gaviotas, en Navaseca

Tarros blancos (Tardona tardona) entre gaviotas, en Navaseca