Luna llena en la Motilla del Azuer.

(pulsa sobre la imagen para verla a mayor tamaño)

Luna llena en la Motilla del Azuer

Luna llena en la Motilla del Azuer

Hoy 14 de noviembre de 2016, los noticiarios nos han vendido todo ese rollo de la superluna, que en realidad es un invento como ya explicaba en una entrada del mi blog el año pasado, esta es la referencia: modas astrnómicas.

Pero, bueno, el caso es que me decidí a acercarme a la Motilla del Azuer para realizar una foto con la Luna llena de hoy.

Tengo que decir que me sirvió de gran ayuda la aplicación Sun Surveyor, pues antes de ir, ya sabía la zona en la que tenía que situarme para sacar la Luna con el tamaño adecuado con la focal que iba a utilizar.

Dicho esto, tengo que reconocer que en esta imagen he realizado una serie de ajustes, que no son muy frecuentes en mis imágenes. El más agresivo ha sido que le he eliminado por clonación los cables eléctricos que pasan por delante de la construcción. Pero ¡por Dios! , ¿Cuando alguien le va a exigir a la compañía eléctrica que soterren esos horrorosos cables que tanto afean un paraje como este?.

El resto de los ajustes mucho menos agresivos pueden resumirse en un levantamiento de sombras en la parte de la construcción y justo lo contrario en la parte de luces de la Luna. Para terminar con una mascara de enfoque selectivo mediante capa de ajuste tanto a la construcción como a la Luna.

Paisaje inquietante.

Paisaje inquietante

Paisaje inquietante

Esta foto la tome el anochecer del 14 de marzo de 2014. La idea, y ya que no tenía a mano el trípode, era mostrar solamente la silueta de los árboles, y la casa del fondo. A veces nos empeñamos en conseguir una iluminación perfecta tanto en las sombras como en las luces, y nos olvidamos que hay muchas más posibilidades.
Esta foto me recuerda al viejo proceso de laboratorio cuando se pasaba una foto de tono a una de línea, en blanco y negro puro, eliminando todos los tonos intermedios. No es exactamente eso, simplemente me lo recuerda debido a la escasez de tonos, sobre todo en las sombras. En cualquier caso eso es hoy fácil de conseguir digitalmente, aunque como siempre es necesario partir de una buena toma si lo que queremos es que el efecto tenga algún sentido. NO SE TRATA DE APLICAR UN EFECTO PORQUE SÍ.
En este caso creo que al mostrar sólo las siluetas, da un efecto más dramático a la escena y una sensación inquietante. Y no ha sido necesario aplicarle ningún efecto, todo vino dado por la carencia de un trípode al realizar la toma, lo que me obligó a pensar de otra forma.

Caserío y encina a la luz de la Luna

Caserío y Encina a la luz de la Luna

Caserío y Encina a la luz de la Luna

Ya he explicado en muchas ocasiones el uso de filtros neutros degradados, es decir filtros que oscurecen parte de la imagen, si alterar sus valores tonales, para de esta forma compensar luces, en aquellos casos en los que hay una gran diferencia de iluminación entre partes de la misma.

Lo cierto es que estos filtros de cámara, al contrario que los filtros para flash, no suelen usarse demasiado en fotografía nocturna, o yo al menos no lo he hecho.

Y por qué lo hice en esta ocasión, pues te lo explico en seguida. Se trata de una escena nocturna iluminada solamente con la Luna llena. El caserío con sus paredes encaladas del fondo producía un gran resplandor, por lo que en esa zona necesitaba mucha menos exposición que en el árbol del primer plano, en el que quería sacar algo de textura, para que no fuera simplemente una silueta. Por supuesto, que podría haber iluminado el árbol con algún tipo de iluminación artificial, pero me gusta, siempre que puedo, utilizar solamente fuentes de  luz natural, sobre todo si lo que hago es  fotografía de naturaleza. Y que conste que tengo muchos amigos, a los que admiro, aficionados al ahora tan de moda denominado, light-painting que hacen auténticas maravillas.

Bueno, pues el caso es, que se me ocurrió utilizar un filtro degradado, pero colocándolo claro está, al contrario de cómo suele hacerse habitualmente, es decir la parte oscura en la zona de abajo, para de esta forma hacer que el árbol recibiera, en el mismo tiempo de exposición, más luz que el resto de la escena.

He meditado sobre la posibilidad de aprovechar algún otro tipo de filtros, que habrán nuevas posibilidades en estas condiciones de luz, aunque hay algunos que supongo que no tienen mucho sentido usar, como el polarizador, pues como ya digo, la iluminación viene dada exclusivamente  por el reflejo de la Luna, y por lo tanto se trata ya de una luz polarizada. Quizás por eso, esa extraña apariencia que tiene estas fotos de iluminación lunar.

A la imagen le apliqué un procesado en blanco y negro, principalmente porque así es como la vi desde un principio. Me cuesta mucho ver en color las imágenes nocturnas, siempre pienso en ellas como un conjunto de luces y sombras a las que mentalmente me cuesta ponerles color. En este caso por ejemplo, al reducir a grises el primer plano del  suelo, se aumenta la sensación de que la sombra de la encina es como un reflejo del propio árbol, efecto reforzado por la simetría de la imagen, en la que el caserío marca el eje de simetría horizontal.

Para la toma, tal como aparece en los datos EXIF, utilice un objetivo SamYang 8mm que contribuye a aumentar la sensación de espacio, y fíjate, que al contrario de lo suele decirse, no tiene porque deformar la perspectiva, eso es algo que depende de la colocación de los ejes y de la aproximación al objeto fotografiado, pero eso ya lo trataré más despacio en otra entrada.

Model                 PENTAX K-5 II s
Shutter Speed         73 s
F-Number              f/8
ISO                   ISO 100
Focal Length         8 mm

La mirada del lector.

Portada y contraportada del libro de relatos "La Morada del Lector"

Portada y contraportada del libro de relatos “La Morada del Lector”

Esta mañana, tenía lugar en el Espacio Fisac, de Daimiel, la presentación del libro de relatos “La morada del Lector”, la segunda entrega de la colección “Las Tablas de Daimiel”. Y en este caso la portada del libro es un fragmento de un oleo de Eusbio Loro, mientras que para la contraportada, el equipo de redacción confió en mi, reservando este espacio para una de mis fotografías.

La foto que aparece fue la primera que les envié, pues la vieron desde el primer momento muy acertada para la temática del libro, y se trata de una fotografía nocturna en la que pueden verse las ruinas de las construcciones aledañas a lo que era una “calera” o fábrica de cal, de las que proliferaron bastante en Daimiel.

El cielo estrellado ve impasible el paso del tiempo que todo va convirtiéndolo en ruinas a una gran velocidad, representada por las nubes en constante movimiento. En la imagen se muestra un paisaje muy sugerente y lleno de posibilidades para dejar escapar la mente, e imaginaros mil relatos que pueden tener lugar hoy alrededor de estas ruinas o en su momento cuando estas construcciones cumplían la función para la que fueron creadas.

También me pareció adecuada una fotografía nocturna para una contraportada de un libro de relatos, pues la caída de la noche es de algún modo el punto de inflexión entre las historias de la vida que llamamos real y la parte de los relatos oníricos.

La foto original la subí hace algún tiempo a mi página de Flickr y la incluyo a continuación:Nocturno con ruinas y nubes