Miniproyecto: Buscando luz entre las plantas

Cómo quizás sea muy pretencioso calificar de proyecto a este serie de fotografías tomadas en una tarde, a lo largo de unas dos horas, cuando el sol empezaba a decaer, le he puesto el título de Miniproyecto: Buscando la luz entre las plantas.

Es un proyecto fotográfico en cuanto trata de representar un concepto a través de la fotografía, hay una intención, tengo la necesidad de expresar algo, y es difícil de hacer con una sola imagen. Y además se realiza con unas restricciones técnicas, impuestas de mutuo propio, que le dan una coherencia a las imágenes y una sensación de uniformidad.

Y bajo esas premisas, claro que podemos hablar de un proyecto, sin importar que el mismo se haya fraguado a lo largo de varios años de planificación meditada o sea una ocurrencia de un momento. En cualquier caso, el encuadre dentro de uno u otro genero es una disquisición teórica y conceptual que poca importancia tiene. Y como siempre lo importante es lo que las imágenes transmiten.

El objetivo es realizar una serie de fotografías de plantas, algo que en ese momento tenía a mano, en las que el protagonismo, sin embargo, no lo tenga el propio objeto fotografiado, las plantas, sino más bien la luz que incide sobre ellas o incluso las atraviesa. Enfatizando la importancia de la luz en la fotografía, y la importancia del Sol en la vida de las plantas y por ende de nuestra propia existencia, aunque en este caso predomine el componente estético.

Para conseguir ese objetivo intento captar unas imágenes muy contrastadas, en las que predomina el claroscuro, al estilo de los pintores barrocos. No me importa perder detalle en las zonas oscuras o en algunos blancos, es más, lo busco a propósito.

Los medios utilizados son bastante elementales, solamente la cámara, por supuesto sin ningún tipo de iluminación artificial, lo que quiero captar es la luz del Sol. Y ni tan siquiera reflectores o fondos artificiales, quiero la máxima sensación de naturalidad. Como mucho lo único que me he permitido ha sido en alguna ocasión girar o mover levemente alguna flor o arbusto, para evitar algún fondo no deseable.

Técnicamente, me marco unas pautas. ¡Me gusta ponerme las cosas difíciles! . Todas las fotos las dispararé con los mismos parámetros. Y estos son los que elegí, todos ellos tienen una motivación, pero no quiero alargarme más en las explicaciones técnicas:

ISO: 100
Apertura de diafragma: 5,6
Velocidad obturación: 1/180
Longitud focal: 105 m (157 eq. en 35mm)
Balance de blancos: 5500
Orientación: Vertical.

Aquí os dejo el resultado 30 imágenes, después de descartar otras tantas que o bien no me convencían o eran repetitivas.

Un retrato – diario fotográfico 2018 (8/12/2018)

retrato de un conferenciante con una pintura histórica y una ventana de fondo

Hoy asistía a unas jornadas de historia y mientras escuchaba a los ponentes se me ha ocurrido hacer un retrato a uno de ellos. Viendo la imagen, y por la composición, puede apreciarse claramente que no se trata de una foto de reportaje.  Aunque hay algunos reporteros y fotógrafos de prensa que de vez en cuando nos sorprenden con una composición muy currada.

Para este retrato lo tenía bastante fácil. En el ponente quería resaltar dos rasgos: su pasión por la historia, y su enraizaimiento con su tierra, o con su lugar de residencia, un pueblo manchego, concretamente Daimiel. El primer elemento me lo aporta el cuadro histórico que tenía en uno de los laterales, y el otro creo que también queda muy bien representado por la ventana color almagre. Me ha venido muy bien el poder sacar, aunque sea sólo un poquito, una parte del micrófono, pues eso también me aporta otra característica de esta persona y es su labor de docente, conferenciante y comunicador.

No busques en esta foto una composición tradicional, regla de los tercios, zona aurea, etc. Aunque si le das vueltas, seguro que encuentras alguna, pues con los números ya sabemos que se pueden hacer virguerías, pero este no era mi propósito. Todo lo contrario. Fíjate que incluso e incluido en mitad una columna, que aporta a la imagen cierto grado de inconsistencia. El espectador dice, ¿pero qué es esto?  . Y eso es una parte interesante de cualquier fotografía interrogar al espectador, no darle todo resuelto. Y el personaje principal abajo a la izquierda, en un piquito, y eso que es el elemento principal de la fotografía. No importa, un rostro humano tiene tanto peso visual, que estoy seguro que no pasará desapercibido. Será lo primero en lo que se fijará nuestro cerebro. Y encima lo pongo mirado hacia afuera. Puf, según todos los cánones la mirada debería dirigirse hacia el otro lado donde hay más aire, como suele decirse. Vaya pero resulta que así vuelvo a interrogar al espectador. ¿Qué está mirando? ¿Quizás al público que lo escucha?. Luego en la imagen también introduzco al público, sin necesidad de que aparezca.

Muchas vueltas para hacer un retrato ¿verdad? Pero esto es así. Nadie dijo que la fotografía fuera fácil, aunque algunos piensen lo contrario.

Perdonar si algunas veces se me olvida poner los datos Exif de la fotografía. Hoy me encontraba en la calle con un conocido que me insistía en que por favor, ponga siempre los datos de la toma. En cualquier caso estos siempre pueden consultarse si entráis en mi página de Flickr, donde dejo todas las imágenes https://www.flickr.com/photos/dedaimiel/ pues lamentablemente Facebook elimina todos los metadatos. De todas formas  aquí van:

Shutter Speed         1/45 s
F-Number              f/5.6
ISO                   ISO 2200
Exposure Bias Value   0.00 eV
Metering Mode         Spot
Flash                 Off, Did not fire
Focal Length          158 mm
Date/Time Original    08/11/2018 20:19:47

 

Somos lo que vemos – Diario fotográfico (7-11-2018)

Ático  de un edificio con una palmera

Suele decirse que somos lo que comemos, y eso puede ser cierto a nivel corporal, pero a nivel mental, yo diría más bien, que somos lo que vemos, o en un sentido más amplio lo que vivimos. Para un fotógrafo es aún más cierto que su vida es lo que ve, y más concretamente aquello en lo que ve una fotografía. Porque un fotógrafo ve fotográficamente incluso cuando no hace fotografías.

Incongruencias – Diario fotográfico. 6 de Noviembre de 2018

Lavabo averiado sin grifo

Esta mañana hacia esta foto en unos lavabos públicos de un organismo oficial, y me venia a la cabeza una de las enseñanzas de quién es para mi un gran fotógrafo y maestro de fotógrafos, aunque aquí en nuestro país no es muy conocido. Estoy hablando del americano Phil Douglis. Para este autor una foto expresiva tiene que contar con al menos uno de estos tres factores: abstracción, incongruencia y factor humano.

Hoy como se puede apreciar por la imagen, me voy a centrar en el segundo, La incongruencia. Citando a Douglis y traduciéndolo a si a bote pronto «La incongruencia podemos decir que consiste en presentar elementos que parecen estar en desacuerdo con su contexto y crear contrastes y yuxtaposiciones que estimulan tanto las emociones como la imaginación» y yo añadiría y a veces estimulando el sentido del humor.

Se dice que el ser humano es el único ser vivo con sentido del humor. Yo no estoy muy seguro de ello, pienso que es sobre todo el único ser vivo incongruente, o capaz de llevar a cabo incongruencias.

Casi no tengo tiempo – Diario fotográfico (5/11/2018)

 

Un reloj dentro de un frigorífico

Casi no tengo tiempo – Diario fotográfico (5/11/2018)

Casi no tengo tiempo
Es cuestión de tiempo
No tengo tiempo que perder
Es un hombre de su tiempo
Cosa de otros tiempos
Estaré allí a tiempo
Los tiempos que corren
Con el paso del tiempo
No me da tiempo
Todo el tiempo que quieras
A través del tiempo
Has perdido la noción del tiempo
El tiempo es relativo
La realidad espacio-tiempo
Retrocediendo en el tiempo

¿El tiempo?